Por un verano sin mosquitos

Durante los meses de verano las condiciones favorables para la proliferación del mosquito Aedes aegypti aumentan debido a la humedad y las persistentes lluvias, pero esto no es nuevo para los pineros, quienes nos hemos visto, año tras año, en constante lucha contra el vector.

En la actualidad, cuando el Municipio alcanza un índice de infestación de 0,33 –el permisible es de 0,05–, se habla de elevado riesgo y, aunque aún no hay trasmisión, se incrementan las medidas para controlar la situación higiénico epidemiológica.

De nuevo el llamado a realizar de forma consciente el autofocal en hogares y centros de trabajo es una prioridad, máxime cuando aparece con alta focalidad uno de los mayores consejos populares del territorio, Pueblo Nuevo. Si bien hasta el momento las autoridades sanitarias tienen ubicados 18 casos –de ellos diez sospechosos de dengue y ocho probables–, no todos se concentran en este reparto, lo cual se traduce a que la amenaza del mosquito es un tema latente en toda la Isla.

Salta aquí uno de los asuntos más importantes en torno al insecto, la cooperación de los ciudadanos en las acciones de control.

La activación del grupo temporal de trabajo, que involucra a varios organismos e instituciones locales, en pos de poner un alto a la proliferación del vector es ejemplo de la voluntad de la máxima dirección municipal para con esta problemática, pero su labor tiene que estar acompañada de la adecuada percepción del riesgo por parte de la población y disciplina ante las acciones emprendidas.

El tratamiento adulticida o fumigación, las audiencias sanitarias, la pesquisa febril y el ingreso en las instalaciones establecidas –hospital general docente Héroes del Baire y escuela Amistad Cuba-Corea– no deben convertirse en una batalla cotidiana, basta con entender que estas medidas urgen para asegurar que no se dé un brote epidémico, lo que redunda en garantía para la salud.

Para nuestra tranquilidad Cuba ha logrado controlar algunas de las enfermedades trasmitidas por dicho vector como son el chikungunya y el zika, sin embargo el riesgo del dengue persiste.

Mientras aquí parezcan reiterativos los eslogan y las campañas contra el mosquito y en ocasiones nos llegue a molestar el ruido de la bazuca, en países como Honduras se declara estado de emergencia nacional debido al alto número de personas afectadas por el dengue, motivo del fallecimiento de al menos 44 y se registran más de 15 000 casos.

Ante la presencia del Aedes es imprescindible el aporte de todos en su eliminación. Si usted está convencido de ello, persuada a vecinos y familiares para garantizar un verano más saludable.

Isla de la Juventud Opinion
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

2 Replies to “Por un verano sin mosquitos

    1. Pensé que se iba a referir a los perros que también abundan en la Isla de la Juventud, los cuales te los encuentras en la calle o en cualquier centro comercial o de servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *