Por la senda del desarrollo

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Tras un año de ausencia provocada por la pandemia vuelve el suplemento La Ruta a las páginas del Victoria para reflejar lo que acontece en la Estrategia de Desarrollo Municipal durante esta última etapa, marcada por el arrecio del cruel bloqueo impuesto por el gobierno estadounidense a Cuba y el reto a crecerse ante la crisis económica y sanitaria mundial provocada por la covid 19.

La capacitación, en primer orden, ha jugado un rol fundamental para el correcto desenvolvimiento de las diferentes estructuras, abarcando todo aquel sector u organismo que interviene en el proceso económico productivo del Municipio, desde el Órgano de Gobierno local y sus entidades subordinadas, el sistema empresarial, entidades estatales, hasta cooperativas agropecuarias y no agropecuarias y trabajadores por cuenta propia.

Asociadas al Plan de Desarrollo Integral hasta el 2030, aún se mantienen muchas de las grandes inversiones que la Isla ha asumido, entre ellas destacan el programa de viviendas y células básicas habitacionales para madres con tres hijos y más y otros sectores vulnerables de la población.

Pero se ha fijado la vista un poco más allá, en la cartera de oportunidades de proyectos de desarrollo económico, sobre todo en aquellos sectores estratégicos, con el fin de potenciar el autoabastecimiento territorial y comunitario en aras de la soberanía alimentaria, así como al turismo local sostenible.

Con la idea de ser un ejemplo para el modelo de Municipio que se desea en Cuba, la Isla ha estado transitando por el importante paso de diagnosticar a fondo sus principales problemáticas y la búsqueda inmediata de soluciones a partir de la articulación, las alianzas existentes y otras que se puedan fomentar entre las estructuras empresariales, el liderazgo del Gobierno y el acompañamiento de centros especializados como la Universidad Jesús Montané Oropesa y la Asociación Nacional de Economistas y Contadores.

Todo ello con vistas a reforzar la gestión del Gobierno aquí a través del fortalecimiento de la ciencia e innovación aplicadas a los procesos de desarrollo económico productivos; avanzar en la informatización de la sociedad; y fomentar la comunicación social como un vehículo para impulsar la participación popular.

En este último punto, resulta destacable el impulso que la concreción del movimiento popular Atrévete a ser más ha inyectado a las tareas de impacto, convertido en una fuerza motriz cada día en aumento.

La Estrategia de Desarrollo Municipal y su plan integral son siempre perfectibles y a medida que avanzan se van rectificando errores y afianzando puntos necesarios, pero el compromiso de los actores que intervienen resulta imprescindible.

Son tiempos de asumir lecciones anteriores, despojarse de las excusas y aplicar el encadenamiento productivo como una premisa en todo cuanto se trabaje. Para ello puede contarse con La Ruta, un reflejo transparente de una ínsula que no detiene su avance en pos de una Isla próspera y sostenible y se construye hoy con las ideas, conceptos y directrices del 8vo. Congreso del Partido.

Foto: Gerardo Mayet Cruz
La Ruta 2021 Suplementos
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *