TU PEDACITO PARA CULTIVAR

Pitanga, otra condimentosa a tomar en cuenta

Frutos en sazón y a punto de madurar
Foto: Wiltse Javier Peña Hijuelos

Al marabuzal frente a su casa, en calle 18, poco antes de la necrópolis de la antigua Santa Fe, el jubilado del Ministerio del Interior René Domínguez Diéguez le quitó un pedazo grande –casi una hectárea– y lo hizo parcela productiva. Cultiva viandas, hortalizas y flores en una gama amplia, tanto como para abastecer de manera holgada las necesidades de su hogar; además experimenta con especies no tan conocidas.

Una de ellas me llamó la atención, la pitanga, arbusto que crece bien en cualquier terreno, alto como un cafeto desarrollado y con hojas de un verde intenso, las cuales “machacadas –ilustra René–, repelen a moscas y otros insectos.

“Es una planta oriunda de África y se cultiva en Centroamérica. Como ve… las mías no tienen abono, casi nunca las riego y apenas le arrimo un poco de tierra al tronco, pero ahí las tiene, en mejor estado no podrían estar”.

La Pitanga inicia cosecha en junio y termina en diciembre; más de medio año con producción ininterrumpida y frutos abundantes tan grandes como una ciruela. En total, unos diez kilogramos por planta, excelentes para “sustituir el puré de tomate y por lo espeso de su jugo se parece bastante”.

Su concentrado pinta tanto como el tomate “o hasta más”, según Domínguez Diéguez, con varios años de experiencia en su consumo.

Mi familia y yo lo degustamos en aderezo para coditos y puedo dar fe de que resulta un plato exquisito. La Pitanga es excelente también para la elaboración de conservas, dulces y mermeladas.

Se siembra de semillas (por forma directa, a raíz descubierta o en bolsitas) y se trasplanta cuando están bien desarrolladas las primeras tres hojas. La distancia entre una y otra debe ser de tres a cinco metros; la primera cosecha estará sobre los tres años y medio.

René tiene ahora más de 150 posturas listas para sembrar. “Si cada familia sembrara dos o tres de estas plantas en su patio  –enfatiza–, le aseguro que va a sentir menos la falta de condimentos. No sabemos por cuánto tiempo seguirá afectando esta pandemia, por eso es de buenos combatientes prepararse para una batalla larga”.

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *