Pinchazo con la fuerza de un país (+Fotos)

Isla de la Juventud es uno de los dos primeros territorios en iniciar la campaña de vacunación en edades pediátricas con Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus. Hasta noviembre transcurrirá la inmunización
Foto: Yoandris Delgado Matos

En medio del complejo escenario higiénico epidemiológico mundial generado por la covid 19, una vez más Cuba, país pequeño pero agigantado ante las dificultades, se convierte en noticia al ser el primero en inmunizar a su población pediátrica de dos a 18 años.

No pocas han sido las opiniones negativas y las campañas de descrédito que, a través de redes sociales, pretenden desconocer la calidad de la labor de nuestros científicos, buscando con ello atemorizar a los padres cubanos contra este proceso de vacunación que es, importante esclarecerlo, totalmente voluntario.

Aquí en la Isla de la Juventud, sin embargo, el malintencionado objetivo no hizo mella ni disminuyó la confianza de los pineros en el Sistema de Salud Pública que los ampara.

En esta ínsula, uno de los dos primeros territorios en comenzar la inmunización infantil, los 29 centros educacionales –convertidos en vacunatorios– amanecieron este ocho de septiembre con la algarabía de un inicio de curso. Niños de las enseñanzas Especial, Primaria, Secundaria, Politécnica y Preuniversitaria hasta 11no. grado –los de 12 grado ya fueron vacunados en la primera etapa– acompañados por sus padres, acudieron a recibir la primera dosis de Soberana 02, esquema que se completará con una segunda dosis del inmunógeno y una de refuerzo con Soberana Plus.

LA EXPERIENCIA…

Geidi Salet Landrove Valdés, de 11 años, fue la primera niña en vacunarse en el seminternado Héctor Pérez Llorca y aunque resultó demasiado tímida para hablar ante una grabadora, aseguró que esto representaba un orgullo para ella.

Los pequeños Rosalí Hernández, Pedro Armando González y Laura Duvergel esperaban ansiosos su vacuna. Foto: Yoandris Delgado Matos

Quienes sí estuvieron dispuestos a compartir su experiencia fueron los pioneritos de quinto grado Rosalí Hernández, Pedro Armando González y Laura Duvergel. Al conversar con ellos aún aguardaban ansiosos su turno para vacunarse, pero estaban felices de poder hacerlo.

“Me desperté temprano; estoy un poco nerviosa, pero cuando estemos vacunados volveremos a la escuela; eso me alegra porque prefiero a los maestros y estar sentada en mi aula”, expresó Rosalí.

Pedro, como un pequeño valiente, confesó no tenerle miedo a la vacuna porque con ella estaba un paso más lejos de contagiarse con la covid.

“Todos los días dicen por el noticiero que más personas se contagian del coronavirus y aquí somos afortunados al vacunarnos. Mis padres me dijeron que el pinchazo no dolía y dentro de poco volveremos a la normalidad”, afirmó Laura.

Muchos coinciden en que la inocencia de un niño es digna de admirar y como reportera tuve la dicha de verla en los ojos de Mauro. Con sus cortos siete años salió contento tras recibir su vacuna en la primaria Abel Santamaría Cuadrado.

“Fue como si me picara un mosquito, no lloré y de recuerdo me regalaron una jeringuilla”. Su mamá, emocionada, dijo sentirse agradecida con el Sistema de Salud. “Tenía preocupación de que iniciaran las clases presenciales y los niños no estuvieran vacunados. Aunque aquí la situación con la covid está controlada, en el país son muchos los menores que se contagian y este paso  de la vacuna es muy importante”.

Similar fue la opinión de Liseska Piedra, quien no pudo contener las lágrimas al hablar de cuán significativo era que su hijo Dariel recibiera la primera dosis.

“Cuando los adultos nos vacunamos me quedó el anhelo de no dejar de inmunizar a los niños. Mi agradecimiento infinito a esta Revolución por eso”.

La licenciada Dayamí Cardoso explicó cómo se lleva a cabo la vacunación en el seminternado Abel Santamaría. Foto: Yoandris Delgado Matos

Al frente del vacunatorio del seminternado Abel Santamaría, la licenciada en Enfermería Dayamí Cardoso afirmó que el personal de Salud Pública y el de Educación han trabajado de forma cohesionada para que las jornadas transcurran sin problemas.

“Aquí inmunizaremos a 797 niños de las escuelas Manuel Alcolea y Abel Santamaría, de entre primero y sexto grados. Saberme parte de este proceso que quedará para la historia me hace sentir orgullosa de mi profesión y del país que tenemos, donde velar por la vida de cada ciudadano es prioridad”.

APUNTES

Durante el recorrido pude apreciar que, aunque las escuelas están certificadas, aún se deben limar detalles, en especial en el ámbito organizativo, para evitar aglomeración de padres y menores, así como las consiguientes molestias que en los más pequeños estas acarrean.

No obstante, quedó manifiesto lo comprometido que está el personal que interviene en la misión de llevar el proceso con calidad, además del respaldo y la confianza de los padres pineros.

Hasta noviembre transcurrirá aquí la intervención en niños y adolescentes, ello significa que, cuando concluya, el Municipio tendrá al 90 por ciento de la población inmunizada contra el SARS-CoV-2.

Es en este dato –como en el hecho de que Cuba sea el primer país del mundo en desarrollar una campaña de vacunación pediátrica contra la covid 19– donde se refleja lo que es ponerle corazón a cuanto hacemos.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *