Pescaisla continúa la recuperación

Foto: Pescaisla

Las labores de recuperación tras el paso del huracán Ida por el este de la Isla de la Juventud continúan en la empresa pesquera industrial Pescaisla, una de las entidades más afectadas por el evento meteorológico en el territorio.

En el rescate de madera, el guano o inca sobre el cual se erigen las estructuras de los centros de acopio de langosta, y otros recursos aprovechables, permanecen inmersos los trabajadores de la acuicultura y acopistas, quienes conformaron una brigada para esa tarea.

Arelys Casañola Quintana, directora adjunta de Pescaisla, señaló que después de realizar el diagnóstico de los daños ocasionados en cubiertas ligeras, algunas embarcaciones y en los centros de acopio
–con superior repercusión–, recibieron “los recursos pertinentes por parte de Propes, empresa importadora y suministradora de nuestros recursos”, dijo.

Para las labores de recuperación recibieron tejas de zinc, madera, malla plástica, cabos, flotadores, puntilla, tubos galvanizados, acero, electrodo, tornillos, entre otros materiales, utilizados “fundamentalmente para la reparación de los centros de acopio, las artes de pesca y cubierta de las embarcaciones”, explicó Arelys.

La industria del pepino de mar perdió su cubierta ligera. Foto: Pescaisla

Entre las primeras acciones realizadas estuvo la reparación de la cubierta del almacén de la Acuicultura y de la industria del pepino de mar y el cangrejo, llevadas a cabo también por la brigada de mantenimiento de la propia industria.

El centro de acopio La Manteca quedó parcialmente destruido. Foto: Jorge Alfredo Chales

El quehacer más complejo, según reconoció la directiva, está en el rescate de los cuatro centros de acopio, de los cuales dos quedaron destruidos en su totalidad, Aguardiente y Cayo Redondo, mientras en Punta del Este y La Manteca se perdieron los corrales, el muelle y parte de la caseta.

En solo los horcones en que se erige quedó Aguardiente. Foto: Jorge Alfredo Chales

Asimismo presentan serias afectaciones con los viveros para las labores de captura de la langosta, con un plan previsto para la actual temporada de 760 toneladas, que al momento del paso de Ida se encontraba con un acumulado por encima del ciento por ciento.

Recobrar la vitalidad en el mar y en consecuencia la de las producciones, en especial aquellas destinadas a la población ha sido prioridad de Pescaisla, la cual cuenta con el seguimiento de la Dirección del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria y la División Pesquera, al tanto, preocupados y ocupados por la situación de la industria.

Huracán Ida Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *