Peldaño hacia la seguridad alimentaria

Las vacunas Gavac y Porvac, producidas por la biotecnología cubana, garantizan la salud animal y en consecuencia la de los humanos
Los científicos cubanos crearon la vacuna Porvac, concebida para combatir la peste porcina clásica, una de las enfermedades más devastadoras que asola la industria porcina en el mundo y la que más afecta la producción nacional de carne de cerdo. Foto: Tomada de el sitio porcino

Devenida en herramienta viable para el aumento de los rendimientos y el logro de una seguridad alimentaria sostenible, la biotecnología agropecuaria es impulsada hoy por numerosas instituciones científicas, privadas y públicas, en todo el orbe.

Cuba no ha permanecido al margen de esa promisoria línea investigativa, sobre la cual, y con su acostumbrada visión de futuro, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz expresó en la década de los 80 del pasado siglo, cuando aún era una incipiente disciplina del conocimiento: «La contribución de la biotecnología a la alimentación de la humanidad puede ser muy grande».

Bajo esa premisa, al fundarse el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) el 1ro. de julio de 1986, la institución dispuso de una Dirección de Investigaciones Agropecuarias, dentro de la cual hubo siempre un grupo dedicado a la Biotecnología animal, y otro a la Biotecnología de las plantas.

A TODA VELA

Treinta y cuatro años después de su creación, el CIGB es una de las entidades cubanas con más aportes  introducidos y generalizados en tan dinámico sector a nivel mundial.

Sobresale en la relación la vacuna contra la garrapata del ganado bovino, comercializada con el nombre de Gavac.

Como explica el doctor Mario Pablo Estrada García, director de Investigaciones Agropecuarias del propio centro, perteneciente al Grupo Empresarial BioCubaFarma, se trata de la única producida por técnicas de adn recombinante que se encuentra disponible a nivel internacional . El fármaco controla las infectaciones con una eficacia entre el 51 y el 91 %, en dependencia de las cepas específicas presentes en el ganado, sobre todo, cuando su aplicación tiene lugar en el contexto de un programa de manejo integrado.

«Este resultado favorece una reducción considerable de la frecuencia de baños garrapaticidas y de la contaminación del entorno, el producto no interfiere en la acción de otros medicamentos, y lo que es más importante, disminuye la incidencia de animales afectados y muertos por enfermedades hemoparasitarias, elevando los rendimientos productivos».

Puntualizó el doctor Mario Pablo Estrada que dentro de los proyectos investigativos del CIGB en ejecución está la búsqueda y evaluación de un nuevo antígeno con un espectro de aplicación más amplio sobre otras especies de garrapatas, como las que atacan a los animales afectivos o de compañía, y a otros de importancia económica para la nación.

Otra vacuna creada  por los investigadores del centro, vinculada al sector agropecuario, es la Porvac, concebida  para combatir la peste porcina clásica, una de las enfermedades más devastadoras  que asola la industria porcina en el mundo y la que más afecta la producción nacional de carne de cerdo.

Según aseveró el científico, el medicamento veterinario pudo obtenerse mediante novedosas técnicas biotecnológicas y muestra una elevada eficacia y seguridad, avalada por prestigiosas instituciones europeas. Constituye un hito al ser la única de su tipo que puede ser utilizada en un programa de control y erradicación de esta enfermedad, recalcó.

En su desarrollo participaron, asimismo, los Centros de Ingeniería Genética y Biotecnología de Camagüey y Sancti Spíritus, el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (Censa), y los Institutos de Investigaciones Porcinas y de Ciencia Animal.

Tanto la Gavac como la Porvac son producidas en el CIGB de Camagüey, en instalaciones debidamente certificadas en cuanto a estándares de calidad y buenas prácticas.

Acotó que se trabaja en nuevas vacunas, las cuales deben reforzar la sanidad animal y la producción de proteína en nuestro país. Tales son los casos de la destinada contra la Brucelosis bovina y la enfermedad hemorrágica del conejo, esta última debe lograr su registro en 2021.

Un resultado trascendente en la esfera de los bioproductos lo constituye el HeberNem, para el control de nematodos,  diminutos animales en forma de gusanos que dañan las plantaciones y disminuyen los rendimientos productivos en el tomate, ají y otros cultivos.

El HeberNem se ha aplicado en más del 60 % de las casas de cultivo existentes en Cuba y en la actualidad se prevé aumentar la capacidad productiva para aumentar su empleo en otros cultivos de importancia económica, como el plátano.

Para el doctor Mario Pablo Estrada, entre los productos innovadores desarrollados por la biotecnología agropecuaria en Cuba, están los suplementos agrupados bajo la denominación de Acuabios.

Definidos como modificadores metabólicos que estimulan el crecimiento y el sistema inmune de los peces, crustáceos y bivalvos, su aplicación muestra favorables impactos a nivel experimental.

Lo observado en los ensayos de campos realizados en nuestro país y otras naciones, fundamentalmente en Chile y Perú, permiten augurar el éxito y utilización extensiva en la industria acuícola mundial de los productos Acuabios, en particular de la última versión denominada Acuabio v, aseveró el científico.

Baste mencionar, por ejemplo, que aumentan la resistencia a organismos patógenos al propiciar el fortalecimiento de la inmunidad innata, así como la sobrevida y el desarrollo larval en peces, entre ellos la tilapia y el salmón.

Consultado sobre su empleo en Cuba, el doctor Mario Pablo Estrada señaló que se han probado en la camaronicultura nacional, con efectos preliminares satisfactorios.

El área de la biotecnología agropecuaria dentro del CIGB trabaja, además, en el mejoramiento genético de semillas  en los cultivos de maíz, soya, frijol y caña de azúcar, así como en el desarrollo de enzimas biotecnológicas que, ya en 2021, se comenzarán a utilizar en la industria azucarera de nuestro país, aumentando el valor agregado de ese producto, indicó.

Ciencia y Tecnología
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *