Para no derrochar ni una gota

Para nadie es una novedad que los recursos hídricos potenciales y aprovechables en nuestro país son limitados, sobre todo si se tiene en cuenta que la lluvia es la única fuente de agua que existe en Cuba y su magnitud es relativamente baja.

Es por ello que en la Política Nacional del Agua está contemplado que nadie tiene derecho a derrochar el preciado líquido, todo lo contrario, está en la obligación de preservarlo como parte de una estrategia integrada a escala de la sociedad, la economía y el medio ambiente, en aras de garantizarel desarrollo sostenible y seguridad a la nación.

Sin embargo también es una realidad que no estamos exentos de salideros y roturas en las redes, lo que provoca un volumen de pérdida considerable, especialmente en el área doméstica, acarreando por ende el malgasto de grandes cantidades de productos químicos, combustible y energía empleados en la purificación y circulación.

Claro que las medidas tomadas por la dirección del país ante un tema de semejante importancia no se hicieron esperar y tras comenzar con la colocación de metro contadores en centros estatales y hogares, llegó un segundo proyecto, el de sustitución de herrajes en el área doméstica, en el cual la Isla seráel primer territorio en llevarlo a cabo.

En los primeros meses del año se realizó el primer paso de este programa que consistió en un levantamiento de las necesidades que cada núcleo tenía en los cinco Consejos Populares de Nueva Gerona y en la actualidad ya se adquirió el módulo y se espera que comience a llegar al territorio durante este mes, según informó el Delegado del sector Yaisel Covarrubias Bravo.

Para su implementación, que será de forma paulatina, la población podrá contar con dos opciones, comprar el módulo y pagar la mano de obra estatal –conformada por dos brigadas de trabajadores de Acueductos- o adquirirlo y proceder a la colocación por su cuenta.

Ahora bien, aclaremos algunos puntos porque en torno a la compra y pago por el trabajo siempre surge polémica, para empezar el módulo completo tiene un valor que ronda los 56 o 57 CUP aproximadamente según la ficha de costo aprobada por el Ministerio de Finanzas y Precios, pero no es necesario que usted lo adquiera en su totalidad pues este va aparejado al levantamiento previamente realizado; por otro lado también el costo de la contratación del servicio estatal será también a un precio asequible, pues según explicó Covarrubias Bravo el interés de este programa no es aumentar los ingresos, sino avanzar en el tan necesario programa de ahorro de agua.

También se ha de tener en cuenta que las brigadas estatales solo llevarán a cabo la sustitución, no un cambio de posición, ni adecuaciones constructivas y quienes se acojan a la opción de hacerlo por su cuenta tienen el deber de acometerlo, no pueden guardar estas herramientas o emplearlas en fines ilícitos porque no están amparados por la ley y se tomarán medidas.

El ahorro de agua es más que un deber, una obligación y nos compete a todos, así que puede irle avisando a sus vecinos, pronto no habrá excusa para derrochar ni una gota en casa.

Opinion Otras de la Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *