Para economizar millones

Tan necesaria como el cumplimiento de los planes, la eficiencia, el ahorro y uso racional de los portadores energéticos en cada entidad es la recolección de desechos reutilizables generados en los procesos de producción o servicios.

Esos que muchos consideran inservibles, para la economía constituyen una gran fuente de recursos por lo que permite ahorrar, sustituir importaciones y proteger el medio ambiente.

Desde hace más de cuatro décadas, la dirección del país así lo ha valorado y para ello concibió la Ley 1288 en 1975. Mucho ha llovido desde entonces y aún con la tensa situación que hoy vive el país por la feroz política del gobierno de Estados Unidos, no todos han asumido la tarea del reciclaje con la prontitud, responsabilidad e importancia requeridas.

Es lamentable encontrar en los vertederos significativos volúmenes de productos y materiales que pueden reinsertarse en el ciclo de la vida y, sin embargo, permanecen a la intemperie sin ser aprovechados.

Son evidentes la irresponsabilidad y las deficiencias subjetivas, las cuales siguen generando una actitud indiferente que a la vez es caldo de cultivo para la proliferación de delitos e ilegalidades.

La Empresa de Recuperación de Materias Primas (ERMP) del territorio continúa en la cruzada de sumar a los colectivos estatales al noble propósito, sin embargo todavía algunos muestran falta de exigencia y seriedad para actualizar y cumplir la contratación y la conciliación.

En buena medida se analiza la ausencia de objetividad en los planes de entrega de materia prima con cantidades por debajo a sus potencialidades.

Con el fraudulento accionar aseguran cumplir sin dificultades lo planificado, varias veces en los primeros meses del año; entonces habría que cuestionarse: ¿Qué camino toman los desechos reciclables el resto del año?

No hay que ser erudito para saber que los posibles destinos están en los vertederos o en manos de otros que los comercializan en el sistema de Casas de Compra de la ERMP.

Un ejemplo ilustra la anomalía: en el 2018 se recuperaron en la Isla unas 136 toneladas (t) de acero, de ellas 80 t fueron aportadas por particulares y solo 56 t por el sector estatal cuando este es la fuente del producto.

No obstante, la ERMP tiene creado un sistema para evaluar los productos de dudosa procedencia llegados a los establecimientos comerciales. En ese sentido es imprescindible el papel de directivos y responsables de esa tarea en las entidades, en la salvaguarda de los desechos reutilizables.

Ejemplo positivo es el colectivo de la Eléctrica, que año tras año demuestra cuánto puede hacerse con responsabilidad. Los eléctricos han concebido un sistema que chequea cada semana los planes de entrega, fuentes de generación y alternativas ante posibles inconvenientes.

Buenas prácticas deben adoptar las entidades rezagadas, siempre teniendo en cuenta sus características y potencialidades.

Este es asunto estratégico para el país, al cual el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez dedica un espacio importante en cada visita y urge darle el seguimiento requerido.

El contexto en el cual se desenvuelve la economía cubana precisa de aprovechar todos los escenarios posibles que permitan ahorrar recursos y sustituir importaciones para economizar millones.

Isla de la Juventud Opinion
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *