Para Cuba la fiesta empieza ahora

YunieskyPor Yuniesky La Rosa Pérez

Intensas horas de entusiasmo y desvelo vivimos la mayoría de los cubanos durante estos cálidos días de julio y agosto, en los cuales la embajada atlética nacional defiende los colores patrios en los XXX Juegos Olímpicos de Londres 2012, y que gracias a la magia de la televisión y el esfuerzo del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), tenemos la oportunidad de seguir paso a paso la actuación de nuestros deportistas durante las 24 horas del día.

olimpiadas-001

YunieskyPor Yuniesky La Rosa Pérez

Intensas horas de entusiasmo y desvelo vivimos la mayoría de los cubanos durante estos cálidos días de julio y agosto, en los cuales la embajada atlética nacional defiende los colores patrios en los XXX Juegos Olímpicos de Londres 2012, y que gracias a la magia de la televisión y el esfuerzo del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), tenemos la oportunidad de seguir paso a paso la actuación de nuestros deportistas durante las 24 horas del día.

Como es habitual en este tipo de eventos el desempeño de los atletas y la posición final de la delegación en el medallero, provocan una gran expectación en los amantes a la actividad del músculo, y más tratándose de una nación con una rica trayectoria en certámenes de esta magnitud.

Sin embargo, se ha notado escepticismo en no pocas personas sobre el resultado final de la comitiva cubana. Muchos aficionados en la actualidad no confían en que los atletas de la Mayor de las Antillas superen el lugar alcanzado en la capital china hace cuatro años.

Es cierto que el contexto de hoy es bien difícil, el profesionalismo, la mercantilización y la utilización de sustancias prohibidas para incrementar el rendimiento, devoran cada vez más al deporte.

Ante esa realidad, con carencias bien conocidas por todos, falta de topes de confrontación y otras insatisfacciones, nuestros representantes en la ciudad del Big Ben batallan por escribir nuevas páginas de gloria.

Hasta el momento de redactar este trabajo, solo la judoca cienfueguera Yanet Bermoy había obtenido una presea de plata, otras tres pupilas de Ronaldo Veitía muy poco habían podido hacer ante el empuje de sus rivales. El dúo sincronizado de José Antonio Guerra y Yeinkler Aguirre finalmente se ubicó en un meritorio quinto puesto a las puertas del soñado podio. En las pesas hasta la fecha tampoco navegamos con suerte.

No obstante, para tranquilidad de todos, en el boxeo se comenzó ganando, aspecto importante conociendo que esta disciplina constituye el buque insignia de los cubanos por lo que aporta en medallas a la delegación. Otras especialidades como el remo con Ángel Founier y la natación con Hansel García buscan escalar, aunque el primero tendrá las mayores opciones.

Una vez concluidas las pruebas de la natación, iniciarán su andar en la cita estival nuestros concursantes en el atletismo, otro deporte en el cual descansan una gran parte de nuestras esperanzas.

Figuras de la talla del obstaculista corto Dayron Robles, la discóbola Yarelis Barrios, el decatlonista Leonel Súarez; Yipsy Moreno en el martillo, los saltadores de triple y con pértiga en ambos sexos, entre otros, demostrarán las potencialidades del Deporte Rey cubano y hablarán a las claras de reales opciones de acceder al podio.

Le tocará a la lucha, encabezada por el descomunal Mijaín López, al taekwondo y al canotaje, apoyar con su contribución la labor de los pugilistas y de los miembros del equipo de campo y pista. Ahí se decidirá la posición final de Cuba, que pretende superar los logros de Beijing y recuperar la posición de vanguardia en Latinoamérica.

Quedan aún muchas horas de entusiasmo, desvelo y nerviosismo, batallas campales en los hogares por la novela y el canal olímpico, pero prepárese, amigo lector, que para nosotros la fiesta empieza ahora.

No hay dudas que los antillanos regresarán a la patria con medallas, nuevas proezas, con el espíritu de haberse entregado al máximo en cada salida a la cancha, al colchón o a la pista, pero también vendrán acompañados de la dignidad, la entereza y la lealtad a su país.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}