Para coronar el éxito

La irrupción del nuevo coronavirus ha puesto a prueba la capacidad de los cubanos para responder a situaciones excepcionales. Huracanes, tornados, prolongadas sequías e incluso el criminal bloqueo económico impuesto por el gobierno de Estados Unidos, constituyen obstáculos a los cuales nos enfrentamos y vencemos.

Hoy, cuando se arrecia el brutal cerco a la nación y nos mantenemos alerta ante los imprevistos de la naturaleza, el combate más encarnizado lo libramos contra una pandemia que azota sin piedad.

La máxima dirección del país, luego de avistar el potencial peligro, adoptó y continúa actualizando medidas para salvaguardar la vida de las personas y minimizar el impacto de la COVID-19.

Al hacerse extensivo lo dispuesto a la Isla de la Juventud, sus máximas autoridades junto a las estructuras de dirección y el pueblo también despliegan las acciones pertinentes y aunque el territorio registra negativamente la mayor tasa de incidencia por habitantes, lo implementado ha permitido que el SARS-CoV-2 se mantenga por debajo de lo estimado en la estadística del Municipio.

La cohesión, integración y unidad logradas en el trabajo antes y después de la activación del Consejo de Defensa Municipal (CDM) y sus Grupos de Trabajo Político Ideológico y Económico y Social, junto al fortalecimiento de las zonas de defensa, son pilares para enfrentar la compleja coyuntura, en la que sobresalen la solidaridad y los valores cultivados por la Revolución, así como la incorporación de jóvenes, estudiantes universitarios y de la Feem a las tareas.

De igual manera prevalecen la atención a la mayoría de las personas vulnerables por los factores del barrio y acciones desarrolladas para reconocer la labor de los involucrados y elevar la moral y el espíritu de trabajo de estos.

Asimismo, forma parte de la dinámica el chequeo constante de los programas de la vivienda, las inversiones, la sustitución de importaciones y el ahorro energético, a la vez que se avanza en las prioridades para no detener la vitalidad en la economía.

No obstante lo alcanzado un reciente análisis valoró que queda mucho por hacer. Varias son las insatisfacciones identificadas por el CDM, desde donde se comanda la estrategia en su erradicación. Entre estas se encuentran no haber logrado que las oficinas de atención a la población funcionen de manera adecuada en los centros donde existen, en aras de descentralizar esa labor en el Gobierno Local.

Tampoco completan las fuerzas para el apoyo en las zonas en cuarentena, ni la atención a los problemas individuales de la población y de algunas personas vulnerables en barrios por parte de las organizaciones de masa. Resta también fortalecer el control y reconocimiento de los implicados en cada zona de defensa, y acercar recursos y servicios a las comunidades.

Desde antes y después de la activación del CDM, el cinco de abril, de forma diaria evalúan el cumplimiento de las medidas en centros laborales y comunidades, donde se percibe un favorable estado político moral en la mayoría de la población.

El intercambio reconoció la comprensión por la población de las medidas de aislamiento, aunque cuestionó indisciplinas que deben eliminarse para coronar el éxito final contra la pandemia a partir del aporte de cada quien, de los imprescindibles en la sostenibilidad de la vida económica con la adecuada precaución, y de los que quedan en casa con la indispensable protección de todos.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud Opinión
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *