Pancho: un joven de estos tiempos

Francisco Pérez Jiménez (Pancho) es uno de los 35 jóvenes pineros laureados con la Moneda Aniversario 50 de la UJCEs temprano en la mañana, el ruido ensordecedor de los automóviles apenas nos deja conversar. Pancho casi no tiene tiempo para atenderme, es un joven muy ocupado debido a sus responsabilidades; sin embargo, accede a dedicarme unos minutos antes de comenzar su jornada.

Francisco Pérez Jiménez, quien por su desempeño en la organización juvenil en el Municipio Especial mereció la Moneda Aniversario 50 de la UJC

Francisco Pérez Jiménez (Pancho) es uno de los 35 jóvenes pineros laureados con la Moneda Aniversario 50 de la UJC

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Es temprano en la mañana, el ruido ensordecedor de los automóviles apenas nos deja conversar. Pancho casi no tiene tiempo para atenderme, es un joven muy ocupado debido a sus responsabilidades; sin embargo, accede a dedicarme unos minutos antes de comenzar su jornada.

Francisco Pérez Jiménez, especialista principal de energética en la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) en el territorio, fue uno de los 35 pineros laureados con la Moneda Aniversario 50 de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Acerca de su quehacer durante 14 años en la vanguardia juvenil, sus retos como militante y de su centro laboral y el compromiso de la nueva generación con el desarrollo económico y social del país, nos comenta:

“Yo provengo de una familia con una trayectoria revolucionaria y desde pequeño me inculcaron valores patrióticos; ello, sumado a mis méritos como estudiante, fue lo que me permitió ingresar en las filas de la organización cuando cursaba el duodécimo grado. Después en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría fui parte de la presidencia de la Federación Estudiantil Universitaria en la facultad de ingeniería Mecánica y en la residencia estudiantil.

“Estoy muy contento con la condecoración porque es el reconocimiento a la labor realizada durante cuatro años como secretario general del Comité de Base de mi centro de trabajo, a ese desempeño continuo y eficaz realizado gracias al apoyo de los muchachos que dirijo, que sin su colaboración no hubiese alcanzado un desempeño relevante, por eso este premio es también para ellos.

“Realizamos varias actividades para celebrar el medio siglo de la UJC, como jornada de limpieza y embellecimiento de la empresa, visita a museos, encuentro deportivo, excursión a la loma y un viaje al poblado de Cocodrilo; permitiéndonos estrechar más los lazos de amistad entre los militantes de la entidad, donde ya suman 11 los integrantes”.

La juventud cubana ha sido protagonista de los mayores sucesos políticos, culturales y sociales acontecidos en nuestro país, por tanto, constituye un reto para los jóvenes de hoy mantener las conquistas de la Revolución y el Socialismo.

“Ahora es nuestro deber continuar defendiendo la patria como lo hizo Martí y Maceo en las guerras de independencia, como Fidel y Raúl en la Sierra Maestra, pero cumpliendo con las tareas que se nos asignen, manteniendo nuestros principios y convicciones, siendo ejemplo en cada centro laboral o estudiantil e incorporando a la organización a quienes posean las condiciones necesarias para ser un joven comunista”.

Pancho, como lo llaman sus compañeros de trabajo, es un hombre sencillo, risueño, conversador y aunque no aparenta los años que tiene por la picardía que lo caracteriza, ya es padre y pronto lo será de nuevo. Sabe compartir bien sus responsabilidades, “lo principal es la planificación y dedicarle el tiempo necesario a cada cosa: a los hijos, a la esposa, al trabajo y la organización”.

Mientras dialogamos descubro que proviene de una familia de agricultores, de ahí su amor por la tierra; por tal motivo reconoce la importancia de la producción de alimentos en la sustitución de importaciones y el desarrollo económico tanto del Municipio como del país.

“Cultivar la tierra fue mi primer oficio, eso lo llevo en la sangre. Los fines de semana los dedico a trabajar en la finca de mis padres en el poblado de Argelia, los ayudo a sembrar, a atender los animales; me gusta la vida campesina”.

Ya comienzan las faenas en la empresa, el ingeniero debe incorporarse, le gusta siempre cumplir y dar el ejemplo; no obstante, prefiere despedirse con un chiste, su personalidad jaranera es otra de las cualidades de Panco, un joven de estos tiempos.

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}