Padres e hijos agradecidos

Dia-de-los-Padres-3Los padres en Cuba tejen historias, leyendas, heroísmo y sueños que luego hacen realidad con paciencia tan infinita como su entrega y amor.

Antes de nacer como nación, su líder, Carlos Manuel de Céspedes, respondió tajante al Capitán General español que le propuso abandonar la Revolución a cambio de la vida de su hijo: “…Oscar no es mi único hijo, lo son todos los cubanos que mueran por nuestras libertades patrias”.

Los pineros celebraremos este domingo, un día muy especial, sin fronteras, machismos u otros prejuicios, porque antes que padres somos hijos satisfechos, ponemos por delante los desvelos de la familia grande, suplimos en el cuidado del pequeño a la madre en misión internacionalista y jamás dejamos de pulir el brillo propio en el diamante que espiga de nuestras manos

Dia-de-los-Padres-1

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Los padres en Cuba tejen historias, leyendas, heroísmo y sueños que luego hacen realidad con paciencia tan infinita como su entrega y amor.

Antes de nacer como nación, su líder, Carlos Manuel de Céspedes, respondió tajante al Capitán General español que le propuso abandonar la Revolución a cambio de la vida de su hijo: “…Oscar no es mi único hijo, lo son todos los cubanos que mueran por nuestras libertades patrias”.

Más de 130 años después cinco héroes víctimas de la injusticia en EE.UU. por desenmascarar planes terroristas contra Cuba, se erigen cual símbolos de dignidad y resistencia, rompen el aislamiento y multiplican su amor paternal.

Este domingo, Día de los Padres, ellos estarán lejos de sus hijos, pero más acompañados de todo un pueblo que no cesa de enviarles postales, poemas y mensajes salidos del corazón.

A Fernando y Gerardo les impide, además, tener descendencia. Mas, este 17 de junio recibirán las cartas de muchos pioneros y jóvenes que los identifican como padres que, en la distancia, velan por su porvenir.
Antonio añorará un encuentro con Tonito y Gabriel Eduardo
, pero reconocerá que el aparente aislamiento carcelario, como demostró el joven Fidel desde la celda pinera, es solo el acicate para amasar con más fuerza el ideal supremo y recordará que Martí lamentó la separación del hijo y antepuso el cumplimiento del deber a la dulzura de acariciar a su Ismaelillo, cuyos pies, dijo, caben en solo un beso.
Tampoco Ramón podrá abrazar a Laura, Ailí y Lisbet
. Se conformará con mirar sus fotos, evocar momentos juntos, y reafirmará, como ha reiterado, que la Patria les reclama ese sacrificio para que cada hombre sea más libre.
Irma e Ivette enviarán un beso a René, el padre ausente, quien a pesar de la nueva y absurda condena, sentirá cada segundo de este domingo una caricia agigantada por miles y millones que no detienen su reclamo por el inmediato regreso de esos padres heroicos al seno de su familia y su pueblo.
Brindaremos este 17 de junio por el Padre mayor, Fidel, de quien Silvio Rodríguez en nombre de sus compatriotas dijo que hoy “es el padre de la patria y uno de los más grandes hijos ya no solo de Latinoamérica, sino del Tercer Mundo”.

Orgullosos de ese legado enraizado en millones de cubanos, los pineros celebraremos este domingo un día muy especial, sin fronteras, machismos u otros prejuicios, porque antes que padres somos hijos agradecidos, ponemos por delante los desvelos de la familia grande, suplimos en el cuidado del pequeño, como lo hace mi amigo Carlos, a la madre en misión internacionalista, compartimos las obligaciones y beneficios de la legislación para la maternidad y jamás dejamos de pulir el brillo propio en el diamante que espiga de nuestras manos.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}