Otra mirada al “Plan vacacional”

gloria-opinionPor Gloria Morales Campanioni

El próximo fin de semana comenzará el verano 2012 en todo el país, período que coincide con el cese de las actividades escolares y por consiguiente la familia se organiza en busca del disfrute colectivo para relajar las tensiones laborales de la mejor manera.

 

Plan_Vacacional-(1)

gloria-opinion

Por Gloria Morales Campanioni

El próximo fin de semana comenzará el verano 2012 en todo el país, período que coincide con el cese de las actividades escolares y por consiguiente la familia se organiza en busca del disfrute colectivo para relajar las tensiones laborales de la mejor manera.

Como es habitual por esta fecha los consejos populares, centro fundamental de las actividades veraniegas, serán asaltados con la algarabía del ir y venir de los más pequeños de casa, quienes lo mismo jugarán al trompo, las bolas, se entretendrán con las palomas u otro hobby de su agrado con el cual aprovecharán el tiempo libre de una manera sana y útil.

Pero no todos los niños se suman a estos momentos de retozo en la comunidad y no precisamente por no gustarles, diversas razones les asisten desde que si los padres no cuentan con un familiar cercano para dejarlos bajo su cuidado en el hogar, hasta la imposición de llevárselos a su centro de trabajo porque “mira… qué lo coja yo en el Plan Vacacional”.

Y justo en este último tema quería detenerme y meditar al respecto porque sé cuán incómodo resulta para los padres e incluso a sus propios compañeros de oficio, regañar a uno de esos chiquitines intranquilos por no permitirles concentrarse al insistir en querer jugar en la computadora las ocho horas laborables, ser el copiloto de cualquier chofer, tirar piedras a cuantas matas de mangos existan a la redonda o correr sin cesar por los pasillos o departamentos.

Para nada me molestan esas sonrisas inocentes, todo lo contrario, solo quisiera reflexionar en que los tiempos exigen de cada trabajador dar el máximo en su puesto, a partir de la idoneidad demostrada, además de ser eficientes, cumplir con el plan técnico económico, brindar un mejor servicio, asegurar las materias primas de los procesos productivos y demás elementos si queremos actualizar el modelo económico cubano.

Resulta vital entonces que los padres mediten acerca de este asunto y tengan al Plan Vacacional como una opción, máxime si es un privilegio contar con esta iniciativa educativa para la cual el Estado invierte recursos en aras de fomentar valores en los pinos nuevos.

Muchos desconocen cuánto se hace en estas jornadas veraniegas, les digo que incluyen visitas a museos y lugares de interés social, intercambio de conocimientos, recogida de materias primas; unos prefieren ir a la biblioteca del centro a adentrarse en las páginas de Había una vez, o del Principito, mientras otros escogen el laboratorio de Computación como su teatro de operaciones.

El sector educacional organiza su personal en función de que los dos meses siempre haya un equipo docente para no darle margen al aburrimiento por el bien de la inocencia.

Se impone entonces que estas propuestas sean del agrado de los pequeños y no seguir la vieja práctica de abarrotar a los centros de trabajo todos los días con los infantes.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}