Opciones de futuro

La oferta de plazas para el ingreso a la Educación Superior constituye uno de los momentos más importantes para los jóvenes pineros y sus familiares, así lo corrobora Rosángela Castillo Diéguez, egresada del preuniversitario Celia Sánchez Manduley, quien obtuvo la carrera de Medicina.

Acerca del funcionamiento del proceso de arribo a este nivel, Leticia Carvajal Sosa, especialista de Ingreso a esa instancia aquí, explicó al Victoria que en esta primera convocatoria de 380 solicitudes se presentaron 360 aspirantes a los exámenes requeridos de Matemática, Español e Historia.

“De 307 estudiantes del preuniversitario aprobaron 164 para un 52,11 por ciento. De ellos el 35, 26 por ciento obtuvo su primera opción y cinco no alcanzaron carreras en el primer proceso de otorgamiento, ofertándoseles en el segundo, la primera opción solicitada”.

Resaltó, además, que “de la fuente de ingreso Orden 18 se presentó un estudiante para un 100 por ciento, de la Eide 28 y ratificaron 3 para un 10, 71 por ciento; de Concurso optaron 22 y confirmaron 12 para un 54,54 por ciento y del Servicio Militar Voluntario Femenino asistieron cuatro y afirmaron tres para un 75 por ciento”.

En el territorio, de todos los aspirantes el 42,13 por ciento obtuvo su primera opción y un 23,60 la segunda.

El plan de plazas para la segunda convocatoria es de 197 y deberán presentarse 158 estudiantes de la enseñanza Preuniversitaria. Se prevé que el segundo llamado inicie el 19 de junio con la asignatura de Matemática, el 22 Español y el 26 Historia.  

A ella se presentarán también 41 estudiantes de las demás fuentes de ingreso, estas son: Concurso, con posibilidad de ocupar 18 plazas; la Eide, 16 y el Servicio Militar Voluntario Femenino, dos.

En estos últimos años la tendencia es de aprobar pero, esta vez, en comparación con trayectorias anteriores, los resultados fueron por debajo, 51,12 por ciento, aspecto que debe mejorar y donde deberán estar involucrados quienes componen el hogar y los educadores en sentido general.  

Concluir la enseñanza Media Superior y tener asegurada una carrera universitaria es motivo para que tanto Rosángela como los más de 180 alumnos aprobados sientan agradecimiento por las bondades de un país donde las posibilidades llegan a todos.

Educación Isla de la Juventud
Damarys Bravo González
Damarys Bravo González

Especialista de Posgrado en Educación Superior. Licenciada en Literatura y Español en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud

Colaboradores: