Oídos al colectivo

El sector de Salud Pública ha sido sin dudas uno de los pilares esenciales durante el enfrentamiento a la covid 19 en la Isla, y cuando hablo de “sector” me refiero a todos los que lo integran, desde el médico, directivo, estudiante hasta los trabajadores de servicio que garantizan el funcionamiento de equipamientos o la limpieza de los centros asistenciales.

Por ello estar más cerca de esos hombres y mujeres, trabajadores comprometidos con el pueblo que en medio del complejo panorama que representa la pandemia han estado como se dice, a pie de cañón, es uno de los objetivos primordiales de la dirección de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) aquí.

Escuchar sus planteamientos e inquietudes, conocer sus necesidades y proponer soluciones ante las diversas problemáticas que afectan el desempeño ha estado por estos días como una prioridad en la agenda sindicalista.

En unidades como el hospital general docente Héroes del Baire, el policlínico Juan Manuel Páez Inchausti y la Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos (Emcomed), temas como el cumplimiento de planes productivos, la garantía de los medios de protección y utensilios de trabajo, transportación y la posibilidad de acercar de forma sistemática algunos servicios de comercio a quienes bregan en estos centros, se convirtieron en temas de debate.

Un elemento que sí resultó palpable en cada uno de los encuentros es que, a pesar de las complejidades que el escenario laboral pueda presentar hoy debido a carencia de insumos, falta de personal y agotamiento también, porque ha sido una etapa intensa, los que están, tienen un alto compromiso y sentido de pertenencia con sus unidades y sobre todo, con la salvaguarda de la vida del pueblo pinero, una meta fijada que con empeño se ha cumplido.

Yusmary Olivera Pupo, secretaria general de la CTC enfatizó ante cada uno de los colectivos la importancia de la labor de los dirigentes sindicales en los centros, pues son ellos los máximos responsables de que no existan brechas entre el sentir de los trabajadores y la calidad los servicios que prestan.

“El acompañamiento resulta un factor imprescindible, hay que llegar a cada trabajador y saber qué le preocupa, si necesita ayuda, todo ello es parte de nuestra misión y repercute en los resultados que podamos obtener en el trabajo diario”, recalcó.

Asistir a quienes nos asisten puede sonar redundante, pero en opinión de esta redactora, es un propósito que no debemos obviar. La covid nos ha pasado factura a todos de una manera u otra, pero, hacer saber a quienes han hecho del sacrificio y la constancia un cometido diario en pos de la vida que no están solos y que sus voces son escuchadas, es también parte esencial de la construcción de una Cuba mejor.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud Opinión Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *