Nuevos universos digitales de la Editora Abril

La Casa Editora Abril recién inauguró su tienda virtual, donde se pueden encontrar diversas publicaciones para todo tipo de lectores. Acerca de las vías y los nuevos retos dialogamos con algunos de sus especialistas.
La Casa Editora Abril estrenó su librería o tienda virtual. Autor: Juventud Rebelde Publicado: 07/09/2021 | 08:30 pm

A tono con las dinámicas actuales, de confinamiento, pero también de desarrollo tecnológico y consumo digital, la Casa Editora Abril estrenó su librería o tienda virtual, el 25 de agosto último. La novedad no ha pasado inadvertida para quienes aman la lectura y poseen destrezas en este tipo de compras a través de dispositivos electrónicos, cuya plataforma de pago, en este caso, es Enzona.

Una veintena de títulos, entre impresos y digitales, y tres de las revistas del sello editorial (Pionero, Juventud Técnica y El Caimán Barbudo) pueden encontrarse en la dirección web https://casaeditoraabril.enzona.net/.

El director de la Casa Editora Abril, Asael Alonso Tirado, explica que incursionan en el comercio electrónico «como parte del proceso de informatización que se lleva adelante en el país. En estos momentos lo hacemos con la plataforma Enzona, pero en el futuro trabajaremos también con Transfermóvil. El lector puede adquirir nuestros libros y revistas digitales sin tener que moverse de su casa, con solo tener Enzona y registrarse en la tienda».

Comprar libros online

Las ventas de libros digitales en formato epub son las que mayor interés han despertado entre quienes acceden a la tienda virtual, aunque no es la única opción que presenta esta librería. Así lo precisa la webmaster Yamilé Castellanos Delgado, a cargo de la tienda en la Editora, quien asegura que, además de la compra de libros y revistas virtuales, el lector tiene la posibilidad de escoger los títulos de su interés disponibles de forma física o en formato impreso, pagarlos a través de Enzona, y en el momento que lo deseen pasar a recogerlos por la librería de los bajos de la Editora Abril, cita en Prado #553, entre Teniente Rey y Dragones, La Habana Vieja.

La especialista aclara que, para los clientes que residen fuera de La Habana, la opción más factible es la compra de textos digitales, por lo cual los esfuerzos mayores están dirigidos a esa modalidad.

Entre los títulos disponibles (impresos o digitales) para el público general destacan Abakuá, Cuba frente al buen vecino, Diario de Turín, Geografía recreativa, Los silencios quebrados de San Lorenzo, Casos y cosas del deporte. En cuanto a la literatura infanto-juvenil, están a la venta El diablo ilustrado, La isla del coco III, La capitana Adela y los toros de Tamarindo, Conociendo a Martí, Los fantasmas de Tonito, entre otros.

«Pronto tendremos audiolibros como Chamaquili, y pretendemos poner otros textos infantiles en formato digital para que se comercialicen mucho más. También se incorporarán poco a poco el resto de las revistas de nuestro catálogo», dice Castellanos Delgado y explica que el precio mayor es de 30 pesos en cuanto al libro físico. En el caso de los digitales los precios disminuyen, entre cinco y diez pesos.

Aunque todavía quedan cuestiones por resolver con Enzona —según confiesa— como la posibilidad de descargar los textos desde la misma aplicación en vez de en el sitio web de la Editora, y hacer más fácil el proceso, las ventas durante los primeros días muestran que esta opción ha sido bien acogida por los lectores, necesitados de alternativas para acceder a las publicaciones sin tener que trasladarse hasta las librerías.

Científica, digital y renovada

Durante las primeras jornadas, las ventas doblegaron la balanza en favor de uno de los productos estrella de la Casa Editora Abril, la revista Juventud Técnica (JT). El colectivo de la publicación se ha propuesto una renovación tanto en la forma de presentar sus contenidos como en las vías para llegar a sus lectores.

Su directora, Iramis Alonso Porro, explica que la publicación disponible de forma digital en la tienda virtual, JT+, «aparece como un nuevo producto de Juventud Técnica para satisfacer una demanda creciente de información sobre ciencia, tecnología e innovación por parte de nuestros lectores, esencialmente jóvenes, los cuales, según los análisis de estadísticas y varios sondeos de opinión, estaban accediendo a ella fundamentalmente a través de los teléfonos móviles.

«Esta idea es, además, una alternativa a la ausencia de la versión impresa, que le impide a la publicación tener los ingresos necesarios para hacer sostenible su proceso creativo. Antes de que se dejara de imprimir, hace dos años aproximadamente, en nuestro sitio www.juventudtecnica.cu se compartía el pdf de manera gratuita, pero no estaba concebido como un producto a comercializar ni para que pudiera disfrutarse de una manera compatible con el formato de los móviles», asegura.

La nueva publicación —dice Alonso Porro— se inserta en el modelo de ir hacia los espacios digitales que la revista ha desarrollado de manera intensa a partir de la llegada de la COVID-19. Asimismo, las exigencias de los últimos tiempos promovieron las transformaciones: «JT+ implica un cambio radical del diseño. Elegimos un formato horizontal, más viable para los móviles, una tipografía aumentada y mayor despliegue de la imagen y de las infografías.

«Ello significa otro cambio importante de nuestras rutinas de trabajo, pues doblamos la creación de contenidos, los textos deben ser más cortos, aunque igual de rigurosos; abrimos secciones o mudamos algunas que existían solo en la web como Buen Idioma o Martes Gamer a la nueva publicación. Todo ello, sin incrementar el número de periodistas, ni abandonar la realización de lo que se produce específicamente para la web o para redes como Telegram, YouTube o Instagram».

Desde su portada JT+ capta la atención, sugiere e invita a la lectura de este primer número que tiene como tema fundamental el cerebro. Alonso Porro detalla que «lamentablemente las debilidades de la plataforma hacen que se caiga con frecuencia y esto, junto al hecho de que muchas personas no la tienen en sus móviles, limita las compras. No obstante, la revista está dando algunas opciones a quienes no tienen EnZona. Para ello pueden dirigirse a nuestro canal en Telegram (https://t.me/juventudtecnica) y dejarnos su interés a través de nuestro bot: @MensajesJT_bot».

El futuro está en la web

Algunos usuarios de las redes aún no poseen suficientes destrezas para comprar online, o les parecen sospechosos tantos pasos y datos que se necesitan ofrecer antes del pago a través de Enzona; incluso, no pocos han llegado a escoger los títulos y han cancelado sus compras porque les resulta difícil llegar hasta el final de forma exitosa.

Estos son algunos de los obstáculos que deberá resolver la Casa Editora Abril de conjunto con el equipo de Enzona para que un proyecto de tanta valía como la venta de libros a través de la red de redes gane cada vez más adeptos y se convierta en un camino expedito para disfrutar de la buena literatura.

 

Comparte esta noticia

Ciencia y Tecnología Cultura
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *