Nuevas oportunidades para subsidios en Isla de la Juventud

Foto: Archivo

Hasta el día ocho se recibirán nuevas solicitudes de personas que necesiten recibir los beneficios de un programa que ya ha permitido concluir 435 viviendas de familias pineras

 

El próximo ocho de mayo concluirá el plazo de entrega de solicitudes de la primera convocatoria de este año para otorgar subsidios a personas naturales sin solvencia económica, protegidas o no por la asistencia social, como parte de un programa que ha concluido unas 435 viviendas a familias pineras, mientras otras tienen sus inmuebles en varias fases de ejecución.

Desde la puesta en marcha del programa de subsidios aquí se han aprobado hasta la fecha más de 700 solicitudes, con un respaldo monetario que supera los 28 millones de pesos.

Foto: Archivo

El nuevo proceso vence 30 días después de anunciarse en aras de que los interesados presenten su documentación por escrito en la Oficina de Trámites de la Dirección Municipal de la Vivienda para realizar acciones constructivas como: Construcción, reparación y conservación de casas por esfuerzo propio y con el propósito de pagar materiales; mano de obra; transportación de materiales (desde puntos de venta hasta los subsidiados); documentación técnica; y el Derecho Perpetuo de Superficie del terreno.

La solicitud debe contener nombres y apellidos del solicitante, número de carné de identidad, dirección del domicilio y lugar de localización; descripción de las acciones que pretende realizar; y disposición de la persona para las acciones constructivas.

Se requiere, además, el documento por el que se acredite su titularidad como: Propietario, usufructuario o arrendatario del inmueble; persona beneficiada con el traspaso de una vivienda estatal en ejecución reconocido mediante la Resolución del Director Municipal de la Vivienda que le transmite el derecho sobre lo edificado; cesionario en el uso de azotea; o propietario del terreno o titular del Derecho Perpetuo de Superficie.

Entre las exigencias para ser favorecido están tener núcleo familiar y convivientes con falta de solvencia económica, protegidos o no por la asistencia social; vivir en condiciones habitacionales vulnerables, carecer de vivienda o estar necesitado de construir, ampliar, reparar o conservar el inmueble; y estar en disposición de solucionar por esfuerzo propio su problema, entre otras exigencias.

También se valoran familias afectadas por catástrofes naturales como ciclones, incendios y otros considerados como tal), fundamentalmente casos pendientes de concluir la acción constructiva, cuentan con Licencia de Construcción y sean viviendas en avanzado estado de ejecución.

 

Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *