Nuevas moradas para ellas

Licencia 928/20, Mirtha Duarte Vargas, señala el cartel que identifica una de las casas en construcción en el Polígono de Saigón. Ella, la propietaria, es una de las madres con tres o más hijos de hasta 17 años, beneficiadas en la Isla como parte de la atención a las dinámicas demográficas del país y para quienes la Empresa de Mantenimiento a Inmuebles construye actualmente siete viviendas de 75 metros cuadrados en esa área ubicada en Nueva Gerona.

Foto: Yoandris Delgado Matos

En Cuba existen alrededor de 21 000 madres con estas características y en el Municipio hay identificadas 342, de las cuales 164 tienen necesidad de una morada, mientras que las otras mamitas urgen de ampliaciones, reparaciones…, las cuales se priorizan de igual manera al ser un aspecto de máxima prioridad dentro de la Política Nacional de la Vivienda.

Según el director de la Vivienda aquí, Roberto Fernández Ávila, “este es uno de los programas que cada año modifica su número y es de los más solicitados… En este 2021 tenemos previsto entregar por el plan estatal, dos viviendas más a madres bajo este precepto, aparte de las siete planificadas por subsidios, además evaluamos aquellas que puedan construir por esfuerzo propio y nosotros les damos los recursos”.

CONSTRUIR PARA MADRES E HIJOS

Aunque el día de mi recorrido por aquellas edificaciones en el Polígono, no estaban allí, algunos de los constructores, técnicos y el ejecutor de ese programa, Jorge Félix Marín Tamé, me aseguraron que las beneficiadas van por allí y se implican en la ejecución de su nueva morada.

“Ellas están muy contentas, han venido a trabajar junto con nosotros, existe una buena comunicación y no tienen quejas. Este es un programa que favorece a madres de más de tres hijos sin posibilidades para hacer una casa y el Estado les da una vivienda de 75 metros cuadrados y puedan vivir de manera holgada”, refirió el ingeniero Marín Tamé, de la Empresa de Mantenimiento a Inmuebles.

“Aquí se están construyendo siete casas con portal, sala, cocina-comedor, tres cuartos, baño y terraza –me explica mientras me muestra el interior de una de las construcciones–; todo empezó desde cero y ya tenemos cuatro levantadas, y si seguimos a este paso lograremos las siete previstas en este año”.

La brigada de 13 hombres (albañiles, carpintero, electricistas), encargada de dicha obra que comenzó el ocho de febrero pasado, tiene algunas ventajas a su favor según precisa el ejecutor Jorge Félix Marín: “Nosotros mismos producimos el módulo Sandino y lo montamos, tenemos la transportación y cargamos los materiales que ellas compran.

“Adquirimos los moldes en Santa Clara y producimos los distintos elementos en una planta de producción local de Mantenimiento a Inmuebles. Si seguimos a este paso, produciremos más; en cuanto a los materiales, la empresa nos ha apoyado y el Gobierno también”.

El proceso de ejecución y pago, a decir del ingeniero, es bastante transparente: “Ellas, de la tarjeta que les dan con el dinero, van pagando de acuerdo con lo realizado en la casa, lo cual está desglosado en el listado, la técnica de la Vivienda revisa la calidad y se da la orden de pago. Se paga según lo que se ejecuta, lo real. A este ritmo podremos concluir sin obstáculos las siete casas este año, pues el módulo de Sandino se monta rápido y tenemos un sistema que nos permite adelantar en todo lo posible”.

Por su parte, la técnica Mairovis Benítez Quiala supervisa las distintas construcciones del Polígono, su función es revisar la calidad, atender cualquier situación en el área referente a la organización, distribución de materiales, el avance de las obras, incluyendo las destinadas a la política demográfica.

“Siempre estoy por el área, revisando como marcha todo, los subsidios, las siete casas de las madres de tres o más hijos, las cuales han venido acá en ocasiones, aunque algunas no son de aquí de Gerona. El ejecutor con su brigada está trabajando fuerte”, expresó Benítez Quiala.

El revolucionario programa que beneficia y seguirá favoreciendo a estas mamitas, es sin dudas de los más nobles de la Revolución, no se trata de una casa y condiciones para familias numerosas con hermanos múltiples, sino de asegurar una infancia más feliz y una vida más digna para las madres, un hogar.

En Saigón se construyen hoy esos hogares. “Aquí todas las viviendas tienen los nombres de las propietarias, hay madres de La Fe, La Demajagua y Sierra Caballos y nuestro compromiso es terminar estas siete casas en el año”.

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *