Noble tarea honra al soldado de las ideas

Foto: Daylin Sandra Escudero

Por Daylin Sandra Escudero Sánchez

 

Llovía a cántaros. Pero la situación meteorológica en la Isla de la Juventud, no impidió la asistencia al abanderamiento de los nuevos jóvenes para la Tarea de Impacto Educando Por Amor.

Alrededor de las ocho y cincuenta el teatro de la Universidad Jesús Montané Oropesa abría sus puertas a los invitados, ansiosos por el comienzo del acto. Transitando por la “nueva normalidad”, a consecuencia de la Covid-19, todos los presentes usaban un nuevo accesorio, el nasobuco, y cedían un asiento de por medio entre ellos.

Dieron el paso al frente 30 estudiantes de esa institución y seis alumnos de las universidades Tecnológica José Antonio Echeverría, de las Ciencias Informáticas y de La Habana. Asistieron también al encuentro la rectora de la institución, María Facenda Suárez; la subdirectora de Educación Municipal, Ena Nilvia Reyes Torres y otros funcionarios; así como miembros de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Inició el evento con la entonación del Himno de Bayamo, las voces no se escuchaban del todo bien a causa de la mascarilla sanitaria, pero podía sentirse con cuántas ansias todos ponían de su parte para que ese momento tan extraordinario fuera como antes.

Entre frases expresivas del pensamiento de Fidel y la emotiva canción de Silvio Rodríguez: “La era está pariendo un corazón”, Reyes Torres agradeció a estos valientes por dar el paso al frente en tan importante labor, con la cual honran al eterno soldado de las ideas e histórico líder de la Revolución. Resaltó el protagonismo de los pinos nuevos en el desarrollo.

Facenda Suárez entregó la bandera de la FEU a la jefa del contingente. El salón se colmó de aplausos por algunos segundos, la estudiante dio las gracias por ser escogida para representar a todos los que llevaban en el corazón esa espinita de ser maestros.

Chris Núñez Jiménez, estudiante de Derecho, leyó el compromiso de los educandos reunidos para pronto convertirse en profesores. “Servir con honor a la Patria”, fue la frase insigne del lema que acompañará a esos universitarios en la noble tarea.

A la hora de la entrega de las cartas para la posterior firma del contrato, los jóvenes no podían evitar que sus ojos delatasen la sonrisa que sus labios por esta vez no podían dibujar. Se iluminan diferentes los rostros cuando se está feliz y orgulloso.

(*) Estudiante de Periodismo

 

Educación Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *