No es imposible el buen ajo

“Si cada uno aporta su poquito, tendríamos ajo de sobra”, afirma Osmary Fuentes. Foto: Wiltse Javier Peña Hijuelos

El cultivo de las plantas condimentosas está comprendido en el llamado a los cederistas para desarrollar la agricultura familiar, esa que puede lograrse en cualquier pedacito de tierra.

Osmary Fuentes Santos, quien vive en Los Mangos, cerca de La Fe, tiene una parcela donde siembra ajo. Gustoso, accede a compartir su experiencia: “Es una cosecha de frío y los resultados son mejores de noviembre a diciembre, menos expuesta al exceso de lluvias. Sirve cualquier tierra que no sea demasiado estéril,aunque debe enriquecerse con estiércol vacuno descompuesto,mantenerse suelta y libre de malas hierbas.

“Escogemos los mejores dientes de cada bulbo, los más grandes. Regamos bien la tierra y los sembramos como están en la cabeza, con las raíces hacia abajo, el extremo superior algo afuera y a una distancia de 12-15 centímetros, a razón de cuatro hileras por cantero.

En el primer mes demanda riego abundante cada tres días y se espacían a uno por semanacuando comienza a crear bulbo.

“Esta planta, con muchas propiedades medicinales, no debe cultivarse dos o más años consecutivos en el mismo terreno. Tiende a disminuir el tamaño de sus cabezas. Debe cuidarse de la neblina, pues quema las hojas. La solución es tumbarla con un riego a primera hora o pasar una penca de guano sobre las plantas.

“Dos plagas pueden atacarla: la mosquita blanca o ‘piojillo’ y los trips. Ambas se combaten con fumigación de agua jabonosa y tabaquina.

“Hacia los 90 días de sembrado, es recomendable retorcer el tallo del ajo o anudarlo para frenar su desarrollo en altura y lograr cabezas más grandes.La recolección comienza un mes después, en varias etapas, a medida que las plantas alcancen su óptimo en sazón.

“El rendimiento es de unas 230-250 000 cabezas por hectárea.Yo nunca cultivé tanto –concluye Osmary– pero sí he logrado por cada diez ristras sembradas un promedio de 100”.

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *