Ni la insuficiencia renal le impide aportar

Incontables son por estos días los ejemplos de altruismo, solidaridad, humanismo… Unos se reflejan en los medios de prensa tradicionales y en redes sociales; otros se trasmiten de boca en boca e incluso –de terminar este tiempo de pérdidas irreparables y lágrimas– conoceremos de muchos más.

Entre esos rostros anónimos que llevan muy dentro el amor al prójimo y el desinterés, es el artista de la plástica Ernesto Pérez, quien desde el grupo de creación Bibijagua, en Nueva Gerona, no repara en su insuficiencia renal para dar lo mejor de sí en cada nueva jornada y contribuir hoy a la producción de nasobucos.

En la confección de nasobucos este creador encontró la forma de ayudar en la lucha contra la pandemia. Foto: Yesmani Vega Ávalos

Ernesto es de poco hablar, por lo menos así se comportó con esta reportera cuando irrumpió en el taller de trabajo, pero algo sí dejó claro, él y los otros cinco trabajadores han encontrado en la elaboración de mascarillas –han sobrepasado las mil– la manera de cooperar y las seguirán haciendo.

Por 17 años Cayo Largo del Sur lo tuvo como decorador. En las paredes de sus instalaciones dejó plasmado su talento, luego: “El Fondo Cubano de Bienes Culturales nos dio la posibilidad de hacer este grupo de creación para confeccionar textiles y hace alrededor de un año es a lo que me dedico”.

No parece poder estarse quieto; va y viene de la mesa de corte a las máquinas, dice que le hace bien mantenerse activo, minimiza su enfermedad de forma inconsciente y solo se centra en trabajar y trabajar.

Este creador de 44 años se hemodializa más de una vez a la semana, pero busca alternativas.

“Hago los cortes de las telas en mi casa; así adelanto. Vengo, los busco, y como las hemodiálisis son en las tardes aprovecho el otro tiempo y doy mi apoyo”.

De lunes a sábado este artista permanece junto a sus compañeros aportando a la prevención del nuevo coronavirus desde la donación de nasobucos. Vendrán otros días en los que retornen los abrazos y lo vivido quede en el recuerdo, entonces Ernesto mirará atrás y sentirá la satisfacción del deber cumplido.

El Bibijagua en plena faena. Foto: Yesmani Vega Ávalos

Otros artículos del autor:

COVID-19 Isla de la Juventud Cultura Isla de la Juventud
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *