Necesidad de una mirada distinta con efecto inmediato

Foto: Tomada de facebook

La Empresa Industrias Locales en la Isla de la Juventud está enfrascada en la actualización y reorientación de sus producciones, un cambio radical en la imagen comercial y una inserción progresiva en el marcado del turismo nacional y la exportación.

 

Arrastra, sin embargo, viejos lastres objetivos que dificultan tales empeños, como la obsolescencia tecnológica, limitaciones en el combustible o el inestable aseguramiento de insumos imprescindibles para sus producciones.

En la otra banda enfrentan también las ancestrales limitantes que les impone una concepción económica caduca, la cual todavía no se intenta cambiar; resulta un sedimento tan sólido y funesto que pareciera no estar en sus manos transformar. Y si algo resulta de verdad nefasto es atarse a lo viejo, negar el cambio, usted se corta las alas, se quita las fuerzas y no acomete ni siquiera lo medianamente realizable. Un filósofo antiguo preceptuó que “todo lo posible está en la mente del hombre”. Falta solo que este se lo crea para que lo “irrealizable e incambiable” tenga una mirada distinta y se torne retador, estimulante, un reclamo fuerte que nos llame a enfrentarlo y lograr la transformación.

Con estos antecedentes llegamos al meollo de este comentario. En la proyección comercial que se propone Industrias Locales está la venta on line, el comercio digital. Al solicitar un servicio, ella lo sirve donde se le indique. Y lo más importante: no tiene que ser un trabajador por cuenta propia u otra empresa quien solicite.

Sin embargo, en la actualidad, aunque pudiera ser así… no lo es. ¿Razones? Las viejas normativas económicas. Lo viejo aferrado con uñas y dientes cerrando el paso a lo nuevo.

Veamos cómo funciona al escoger uno de sus departamentos: la carpintería de aluminio. Un taller tan importante no tiene una asignación central del metal, depende de que alguna empresa nacional decida no utilizar la suya para que Industrias Locales de la Isla disponga de algún aluminio.

Sin embargo, quizás usted tiene una puerta de aluminio sobremedida y necesita adaptarla a un tamaño menor. En la otra mano se encuentra –subutilizada– la carpintería de referencia, donde están todas las herramientas necesarias y el personal especializado, pero no puede aceptar tal solicitud y menos recogerla en su casa ni devolvérsela transformada o modernizada. Usted, desafortunadamente, no clasifica como comprador autorizado. Ah… pero cuando llegue lo de las compras on line, entonces sí: oferta-demanda para todos y en igualdad de condiciones.

¿Quién realizará el destrabe? Los mismos que hoy no ven la posibilidad de hacerlo porque las viejas normativas se lo impiden; Industrias Locales, las de ahora, no están diseñadas para la atención directa a la población. Así de sencillo, y de contraproducente en este momento tan cuesta arriba de bloqueo encarnizado y mayores estrecheces económicas.

Cambiar todo lo que deba ser cambiado lleva más de 20 años en la palestra, un desafiador llamado del Comandante en Jefe al necesario cambio también en la forma de pensar y de actuar.

Isla de la Juventud Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *