Naves convertidas en viviendas en Isla de la Juventud

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Adaptar locales existentes y en desuso en viviendas constituye una política que incentiva en la actualidad el Gobierno cubano y local para mejorar y elevar el fondo habitacional de una sociedad donde confluyen diferentes generaciones bajo el mismo techo de una casa.

En la Isla, varias obras se erigen con esta tipología como es el caso de las naves de los antiguos laboratorios de Taxidermia, ubicadas en el reparto Juan Delio Chacón, en fase de terminación después de casi un año de reconstrucción.

Diez viviendas con tres cuartos, baño y cocina azulejeados y lavadero estarán listas para habitar antes de concluir septiembre, según informó Santiago Álvarez Dacal, vicepresidente del Consejo de la Administración Municipal que atiende la esfera de la Construcción.

El dirigente, en los recorridos semanales, junto a directivos de las distintas entidades que intervienen en las obras, insiste en la calidad y el control de estas, lo cual repercute en una mejor terminación, como se aprecia en la de Taxidermia.

“Sí, nos enfocamos mucho en el tema de la calidad –precisa Jorge Luis Rondón Rodríguez, jefe de la brigada de la Empresa Constructora Integral que labora allí con 17 personas, de estas cinco internos– y para ello se supervisa y corrige cada acción”.

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Durante nuestra visita apreciamos un mejor acabado en cuanto a enchape de cocinas y baños, en comparación con trabajos anteriores como el de la Villa de los constructores, donde disímiles quejas fueron reportadas por sus moradores después de habitarla.

“Mire, esos troncos de árboles hay que sacarlos para poder hacer las instalaciones hidrosanitarias de los cinco apartamentos de este lateral”, dice el encargado de la obra, Jorge Luis, al tiempo que muestra la ruda labor que en ese momento desempeñan hombres de la brigada en la excavación de los macizos que entorpecen el paso de las tuberías.

“Ahora estamos inmersos en el enchape de los baños que faltan y en las redes sanitarias exteriores–prosigue Rondón Rodríguez–; por este otro lateral hay que quitar las rejas de las casas colindantes que impiden el paso para poder montar las tuberías. Ya los especialistas de Planificación Física hablaron con los vecinos para acometer la acción y aceptaron”.

Foto: Gerardo Mayet Cruz

La obra, chequeada a menudo para su total avance, y que beneficiará a personas cercanas a la zona, según comenta el jefe de la brigada, es un constante ajetreo, mientras unos enchapan el baño, otros excavan los troncos y descascaran las paredes para pintar.

Jorge Luis asegura que la calidad y la fluctuación de la fuerza de trabajo son los factores que más inciden en la construcción de manera general. “En el caso de los internos que laboran aquí, los operarios de equipos les enseñan y cuando ya crean habilidades y aprenden, salen en libertad y no continúan trabajando con nosotros; entonces entran otros y comienza de nuevo el proceso de enseñanza”.

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Diversas viviendas se construyen actualmente en la Isla. De las recién terminadas están los diez apartamentos que faltaban en la Comunidad 20, los cuales fueron entregados y son producto de las adaptaciones hechas para aprovechar al máximo locales ya erigidos y sin usar.

La construcción de las naves de Taxidermia, como se le conoce a la zona, pronto estrenará sus confortables apartamentos para beneplácito de sus futuros moradores y la elevación gradual de un fondo habitacional que se encuentra entre los mejores del país.

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *