Mucho más que dos

Foto: Yesmani Vega Ávalos

…Si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos.

Mario Benedetti

El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual, es un puño de vida, como expresara el escritor uruguayo Mario Benedetti, a quien se le conoce por el romanticismo y la visión mágica de la realidad en sus poemas.

En la actualidad este sentimiento, capaz de engendrar maravillas y mover cielo y tierra, se desgarra en tendencias que décadas atrás eran impensables, soslayando el verdadero significado de disfrutar a plenitud las relaciones amorosas y sus infinitas maneras de demostración.

Investigaciones socioculturales apuntan a fenómenos contemporáneos que desencadenan una gama de conflictos sociales, tales como la tenencia de sexo en edades tempranas, el embarazo precoz, la convivencia consensuada de parejas desde la adolescencia, la promiscuidad y otros factores que reflejan al amor como sentimiento superficial y cambiante.

NECESIDAD NECESARIA

“Para mí lo es todo, pues lo que siento por mis hijos es grandioso, al igual que por mi pareja y familiares; amo a la vida y para vivirla no puede faltarte el amor”, comenta Yarlenis González Tabares, de 40 años, quien se dedica completamente a su familia por ser el centro de su vida.

Indudablemente es un sentimiento “que nos mueve –subraya Nelsa Almaguer Batista de 30 años– e independientemente de hacia quien lo sentimos: el esposo (a), hijo, trabajo y amigo, es puro e incondicional y nos hace realmente felices”, coincidiendo con el criterio de Iliana Matos Hidalgo, comunicadora de la Fiscalía en el territorio, para quien lo esencial es invisible a los ojos y cuando la persona se enamora se siente plena y segura.

La Máster en Sexualidad y sicóloga clínica Ileana Mena Silvera, afirma que el amor muestra nuevos matices: “Es normal que así sea a partir de la evolución de la sociedad. Antes la novia rompía los sillones de casa porque por lo general debía verse ahí con su pareja bajo la mirada de la madre o algún familiar, ya no es así, ahora hasta las mujeres enamoran, cuando el galanteo era una acción exclusiva de los hombres.

“Hoy muchas veces hasta los padres le crean condiciones a sus hijos para que tengan relaciones sexuales, cada vez más tempranas y cuando no se está preparado biológica ni psicológicamente; sin embargo, antes había que casarse ‘señorita’; ello corrobora las trasformaciones.

“Sigue manteniendo su esencia pero va más de prisa y aunque todavía existe quienes regalan flores, canciones y poemas se pierde un poco el romanticismo, ello tiene que ver con la pérdida de valores; de ahí la importancia de las vivencias en el medio familiar y cuánto se les trasmite a los hijos”.

TENDENCIAS QUE QUEMAN

Foto: Archivo

Según el reconocido sociólogo polaco Zygmunt Bauman las dinámicas masivas y globales en las que se enmarca hoy la sociedad impactan los vínculos humanos, ya sean las relaciones de pareja y sociales, donde el matrimonio y la familia resienten directamente el golpe de la superficialidad amorosa contemporánea.

“En el siglo XXI la situación ha cambiado, las muchachas se acercan si tienes dinero en el bolsillo, te sonríen y comparten contigo por un interés”, alega el joven de 29 años Alexei Meriño Blanco, quien no piensa ni en boda para evitar el papeleo del divorcio.

Es lamentable que él no sea el único con esa opinión. Hoy basta con ir a una discoteca o área bailable y observar cómo jovencitas de apenas 15 años o menos se van a la cama con muchachos que ni conocen…”, comenta Mario Espinosa Cabrera de 24 años.

La convivencia consensuada entre parejas con edades adolescentes forma parte de estos fenómenos que resultan tan normales como cambiarse la ropa y acerca de los cuales la psicóloga que labora en la Fiscalía de la Isla, Greydis Blanco García apunta: “Una etapa de cambios en todos los sentidos y de conflictos es considerada la adolescencia, pues el adolescente transita hacia la etapa de la juventud lo cual supone que aún no se está preparado para tener responsabilidades de gran peso.

“Desde este punto de vista la convivencia no tiende a ser bien manejada en esta etapa, aún son dependientes de los padres y demás familiares, sobre todo desde el punto de vista económico, pero además no cuentan con las habilidades para llevar una vida adecuada en un hogar…”.

Tahimí Soto Matos, también psicóloga, aprecia que se “queman” etapas. “Si bien en la adolescencia surge un despertar de la sexualidad y el enamoramiento, constato que el noviazgo queda atrás, varios asumen en edades tempranas responsabilidades que no les corresponden”.

La comunicadora Matos Hidalgo, considera que deberían aprovechar esa etapa para formarse profesionalmente en aras de ser alguien en la vida, pero no son ellos los responsables sino los padres, quienes no siempre brindan la mejor orientación y ejemplo.

En cambio, se han generado otras formas de relaciones personales, relaciones de conexión –como las llama Bauman–, que se establecen a través del uso de las nuevas tecnologías, como la Internet, las cuales no generan en varias ocasiones, lazos sólidos, sino relaciones sencillas de disolver, “de bolsillo”, susceptibles de terminar con un delete.

Al respecto la psicóloga Greydis Blanco manifiesta que el amor a distancia es un fenómeno que solo tiene éxito cuando ambas partes comparten madurez y confianza para sobrellevar la situación a pesar de escasear el contacto físico.

“En el caso de los adolescentes no sucede así, carecen de madurez para llevar una relación de este tipo, ya que tienen mucha necesidad de contacto físico y roce al encontrarse en el período del descubrimiento”.

Para Nelsa Almaguer las relaciones a larga distancia no constituyen obstáculo, “pueden ser fructíferas cuando el sentimiento sea mutuo; cuando se ama no importa la espera”.

¿SE AGOTÓ EL AMOR?

Para las autoras de este trabajo no se agotó como tampoco para la sexóloga clínica Mena Silvera y otros tantos muchachos que hoy manifiestan de disímiles maneras este sentimiento que siempre nos hace guardar un rayito de sol para mañana, incluso, muy a pesar de los años.

“Llevamos 48 años de casados, comenzamos cuando estudiábamos en la universidad de Oriente. Vinimos en la década del 70 y aquí criamos a nuestras hijas, de las cuales ya tenemos cuatro nietos.

“No basta con amarse, es importante el respeto. En toda relación de pareja surgen conflictos, pero hay que tener la capacidad de resolverlos y superarlos. Yo tengo mucho que agradecerle a la vida, sobre todo por haber conocido a Fela (Rafaela de los Milagros Torres Valdés), enamorarme de ella; a pesar de las casi cinco décadas de convivencia sigo amando a mi viejita”, expresó Ruperto Evelio Infante Anesto.

A pesar de los matices el amor en la modernidad está ahí, quizá tan solo haya que aderezarlo un poco, tanto en el hogar como en la sociedad para que no pierda su encanto y siempre sea mucho más que dos este 14 de febrero y todos los días del año.

 

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *