“Montané es mi alma”

Foto: Karelia Álvarez Rosell

Así lo recuerda Isabel Aguilar Osoria a 20 años de la desaparición física del Comandante

 

“Montané es mi alma, es el resorte que me impulsa para no parar, tuve la dicha de nutrirme de su sabiduría, de compartir empeños y uno de sus sueños realizados: el Instituto de Salud y Belleza Bella Isla. Le diré cuanto sé del más querido e ilustre hijo de esta tierra de manantiales, mármoles y pinares”.

Encuentro en la historia viva, en el testimonio de Isabel Aguilar Osoria, la huella del Comandante Jesús Montané Oropesa en días cercanos a una fecha dolorosa, imposible de olvidar, la del siete de mayo de 1999.

Foto: Cortesía de la entrevistada

La presidenta hoy del Consejo Popular Micro 70 da curso a sus sentimientos: “Con profundo dolor recibimos la noticia; la gente lloraba, decía que a pesar de ya no vivir aquí y tener muchas responsabilidades, siempre se ocupó de su amado terruño.

“Quedé consternada porque perdimos a un amor de persona, atento, defensor de la justicia, era una enciclopedia viviente, nada se le olvidaba a quien fue el ayudante de Fidel hasta el último momento de sus días.

“Estreché relaciones de trabajo con Montané en 1982, cuando por primera vez salí Delegada de Circunscripción y él era Diputado por la Isla desde la constitución del Poder Popular.

“En una ocasión me encomendó viajar a Camagüey para ganar en experiencia, pues allí inauguraron el primer Instituto de Salud y Belleza de Cuba: ‘Tú vas a coger lo bueno…, este tiene que quedar más lindo y confortable que aquel’.

“A mi regreso involucró a varios organismos y profesionales, encargaron de la construcción a una brigada de la Empresa de Mantenimiento a Inmuebles del Poder Popular. El lugar escogido resultó calle Martí por lo céntrica y existir una peluquería.

“Yo dirigía la Empresa de Servicios Locales. Montané llamaba cada semana y con el Partido todas las noches chequeábamos la obra.

“La apertura de nuestro Instituto de Salud y Belleza Bella Isla fue el 15 de mayo de 1995 con su presencia, la de las autoridades locales, los ejecutores y representantes de todas las provincias, quienes quedaron asombrados con la imagen del recinto funcional con muchos espejos, recepción, modernos equipos de peluquería, mesas para manicuras, local de los tintes, barbería…

“Existían áreas para las clientas cambiarse, hacer ejercicios, baños de vapor, una escalera que conducía a la planta alta donde se aplicaban masajes, limpieza de cutis con parafina, fangoterapia; estaban el solario, la cafetería. En el patio se encontraban la lavandería, el laboratorio y un recinto para el cuidado de los niños… Era una verdadera joya que debemos rescatar”.

Ya se cumplen 20 años de la ausencia física de “Chucho”–como le decían sus más allegados–, pero vive en la memoria de este pueblo que con pasión fue protagonista y contribuyó a realizar muchos de sus sueños como la torre retrasmisora de televisión en Sierra Caballos, el Centro de Desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional, los fangos medicinales del estero El Soldado y Cayo Largo del Sur, el Centro de Salud y Belleza Giselle, La Casa del Agua, el estudio para el rescate de las aguas mineromedicinales, la reconstrucción del Ayuntamiento con su reloj y la plazoleta del parque Lacret. Montané seguirá convocándonos a continuar esa obra por el bienestar de sus compatriotas.

 

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *