Momento crucial

presidio_portadaEra domingo 15 de mayo de 1955, fecha seleccionada para liberar a los jóvenes revolucionarios cubanos que, en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud, estaban encarcelados por tomar las armas y luchar contra el tirano Fulgencio Batista.

 

presidio_portada

Era domingo 15 de mayo de 1955, fecha seleccionada para liberar a los jóvenes revolucionarios cubanos que, en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud, estaban encarcelados por tomar las armas y luchar contra el tirano Fulgencio Batista.

Este fue un momento crucial en la historia y una victoria del pueblo que salió a las calles y movilizó a las fuerzas vivas para que se incluyera, en el proceso de amnistía que pregonaba el gobierno, a los jóvenes de la Generación del Centenario.

Desde 1954 Batista quería darle un matiz constitucional a su gobierno y para ello tenía que celebrar elecciones y, además, crear condiciones que permitieran brindar amnistía a sus contrarios.

El régimen, obligado por intereses electorales, dicta indulto a sus opositores, pero excluye inicialmente a los asaltantes de los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo.

Las madres de los Moncadistas, en primer lugar, y luego las de toda Cuba, comenzaron un movimiento de protesta que tuvo por génesis la cuidad de Nueva Gerona y se extendió por todo el país, sus puntos culminantes fueron: la Carta de las Madres de toda Cuba, firmada por María Esther Aguilera, Rosario Bosque de Almeida, Luisa Prieto de Miret y Zenaida Oropesa de Montané y el Comité de Familiares Pro Amnistía de los Presos Políticos, que abarcaría el territorio nacional.

Se había corrido la voz entre el pueblo que ese día 15 serían excarcelados los asaltantes al Moncada; los pobladores llenaron la entrada del Presidio Modelo. A la una de la tarde salió el primer grupo, donde se encontraban Jesús Montané, Oscar Alcalde, Pedro Miret y Ciro Redondo.

Media hora después, el segundo grupo, integrado por Armando Mestre, Enrique Cámara, Agustín Díaz Cartaya, Orlando Cortés, Mario Chanes, Juan Almeida, Fidel y Raúl Castro al frente.

El recibimiento a la salida fue emocionante, un niño, el hijo de Montané, quebrantó las indicaciones dadas de no adelantarse más allá del cerco de los guardias, lo que fue aprovechado por el resto de los familiares para acceder y abrazarlos. En este se destacó la presencia de las heroínas del Moncada, Melba Hernández y Haydée Santamaría.

Fidel brinda declaraciones a la prensa y reconoce la victoria del pueblo para lograr la amnistía, y expresa que seguirán luchando para acabar con las lacras que dañan a la nación; fueron momentos de júbilo que vivieron los pineros y los primeros pasos que llevaron al Granma, la Sierra y el triunfo revolucionario de 1959.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}