Mis razones

Por estos días la falta de un producto tan demandado como la leche en las bodegas cubanas ha generado no pocas molestias, en meses anteriores ocurrió lo mismo cuando el desabastecimiento de medicamentos era una constante realidad y tampoco faltan con frecuencia las quejas de porqué un artículo determinado sale a la venta solo en los combos on line y no está disponible –para el acceso de la mayoría– en las pocas tiendas en moneda nacional que aún persisten.

Y es que todo lo anterior son carencias que día a día van colmando la vida del cubano y conllevan a que muchos –algo que a veces nos cuesta reconocer–, pero muchos más de los que son pagados por el imperio yanqui esperen encontrar en marchas y protestas la respuesta a sus insatisfacciones.

No basta con repetir una y otra vez mediante las plataformas posibles que el impacto del bloqueo es real, que se percibe en cada sector de la economía de esta Isla y, por tanto, en el armonioso desarrollo social de sus ciudadanos.

De qué manera entonces hacer entender a los confundidos, a los apáticos, a los cansados, el por qué esta Patria amerita de la defensa de cada uno, tal vez la respuesta está en hacer ver los motivos de cada uno.

Hoy hablaré de mis razones, tal vez muy comunes, pero que me impulsan cada mañana a hacer más por mi tierra.

Cuba, el país pequeño, sometido a un bloqueo económico y financiero y, para colmo de males, sin muchos recursos naturales que explotar, se convirtió en uno de las primeras naciones del mundo en desarrollar sus propias vacunas y dar inicio a una campaña de inmunización masiva, incluyendo a los niños.

Esta tierra caribeña también reabrió de manera gradual –hace unos días– las puertas de sus aulas para la reincorporación al curso escolar de miles de estudiantes que por casi dos años vieron interrumpidas sus actividades presenciales en las escuelas, nunca las docentes, pues para ello se buscó alternativas.

En la actualidad cuestiones como el bienestar animal, la mayor autonomía de los campesinos y productores, el tema de género y el código de las familias ocupan buena parte de las agendas gubernamentales siempre en favor del pueblo.

Si esto no fuera suficiente, en nuestro Municipio, donde para nadie es secreto que la producción de alimentos y el desarrollo de la agricultura urbana y suburbana están muy por debajo de lo que se necesita, cada mes –por iniciativa del Gobierno local– las embarazadas tienen facilidades para la compra de un módulo alimenticio reforzado.

Existen en Cuba miles de carencias que parecen agudizarse con los días, pero también está la seguridad enorme de transitar por las calles sin miedo a ser agredido, la voluntad de seguir construyendo una mejor sociedad, más inclusiva y respetuosa.

Las reformas y mejoras son necesarias, pero pensarlas y aplicarlas solo compete a los cubanos que quieren bien a su Patria. No me canso de alzar mi voz donde sea necesario para construir desde adentro la Cuba que quiero. Ni la escasez ni la desidia son rivales cuando por convicción se defiende aquello en lo que se cree.

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud Opinión
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

One Reply to “Mis razones

  1. Mis razones yo vivo fuera de cuba y no quiero q Los cubanos deban pagar las escuelas el medico ,si es verdad aqui hay de todo però falta el amor la solidariedad aqui si no tienes q comer no hay ningun vecino q te lo da .piensen bien porq capitalismo quiere decir pagar hasta por ir al baño y el q piensa q Los miamenses van hacer algo por cuba si van a ir a explotarlos a pagarles bajos salarios a poner todo privado ,no van a poder caminar ni por las playas libremente por q todo sera privado , no todo es color rosa en el capitalismo, si todos nos unimos haremos q cuba sea grande però hay q trabajar cultivar las tierras criar animales ,no podemos esperar q venga el padre divino a sacarnos de Los problemas. Tenemos q salvarnos solos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *