Mirar femenino de Verde Olivo

Fotos: Víctor Piñero Ferrat

La historia de la Revolución Cubana está llena de incontables hechos que confirman la máxima martiana de que las campañas de los pueblos son invencibles cuando en ellas se alista el corazón de la mujer.Ahora, en tiempos de la construcción socialista, se hace evidente  en múltiples ramas del desarrollo económico y social la presencia de las compañeras en grado cada vez más creciente.

La defensa de la Patria no escapa a ese carácter suave y a la vez firme y responsable de la mujer cubana, inspiradas en los ejemplos imperecederos de Mariana, Vilma, Celia, entre otras muchas que dieron su vida a la causa revolucionaria.

El Servicio Militar Voluntario Femenino ha constituido una de esas vías para no solo servir, sino contribuir a la formación de valores de una masa de jóvenes que aspiran a un futuro mejor.

LA ISLA ENTRE LAS PUNTERAS DEL PAIS

En los últimos años la Isla se ha convertido en el territorio donde se incorporan a las Fuerzas Armadas Revolucionarias el mayor número de muchachas.

Al decir del mayor Adrián Martínez Rojas, Jefe del Comité Militar, en el Municipio esos resultados están en correspondencia con la integración alcanzada con las organizaciones de masa, estudiantiles y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

No es solo decir sí, resulta necesario un proceso previo que implica un chequeo médico integral que determina el grado de actitud para enfrentar la vida militar.

Allí, las jóvenes son examinadas por médicos de alto grado científico en ortopedia, cirugía, oftalmología, dermatología y estomatología, entre otras especialidades.

Oportunidad única

En medio de ese ajetreo establecimos un diálogo con Keysa Parada Quesada, miembro del Buró Municipal de la UJC, quien expresó:

“Es una tarea que la Revolución ha puesto en nuestras manos y la posibilidad de brindar el aporte a la defensa”.

Para Katiuska Rodríguez Villanueva, estudiante de duodécimo grado del preuniversitario José Maceo Grajales, “es una oportunidad única para adquirir nuevas experiencias positivas para nuestra formación y poder estudiar la carrera universitaria deseada que en mi caso es el Turismo”.

La convocatoria continúa no solo para las preuniversitarias, también las jóvenes entre 18 y 25 años egresadas de la Facultad Obrera Campesina, gozan de ese privilegio.

Y así, con esa sonrisa que trasciende cualquier sacrificio, estás jóvenes irradiarán belleza y ternura, compromiso y perseverancia en cada misión, en cada tarea que requiera del valor de unas manos suaves que con el arma en la mano sabrán hacer temblar al enemigo que intente agredirnos.

Isla de la Juventud
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores: