Mirada al Olimpo

logo-londres-2012-300x265El decimosexto lugar alcanzado en los XXX Juegos Olímpicos de la Era Moderna, celebrado por tercera vez en la mítica ciudad de Londres, ha despejado en algunos aficionados el pesaroso criterio de que el deporte cubano está en decadencia.

 

 

Yulitza-Meneses-get

yoelmis-londres-2012_04

Fotos: Tomada de Internet

El decimosexto lugar alcanzado en los XXX Juegos Olímpicos de la Era Moderna, celebrado por tercera vez en la mítica ciudad de Londres, ha despejado en algunos aficionados el pesaroso criterio de que el deporte cubano está en decadencia.

Una vez más la Isla tuvo representación con par de atletas, aunque lamentablemente no consiguieron presea alguna.

Yulitza Meneses, integrante del K-2 a la distancia de 500 metros, quedó ubicada en la final B con discreto tiempo para estas justas de un minuto 50 segundos y 124 centésimas, en tanto el primer hombre de la halterofilia cubana, Yoelmis Hernández, resultó séptimo con un biatlón de 368 kilogramos alejado de sus mejores registros.

Es cierto que el desempeño de la comitiva antillana es superior en comparación con la cita cuatrienal de Beijing en el 2008, y no solo en lo cuantitativo, sino en  torno a la combatividad; no obstante, se impone evaluar con mirada económica nuestro deporte y no dejarles la responsabilidad del éxito a la dignidad, consagración y entrega de nuestros atletas.

La actual situación monetaria mundial, de la cual Cuba no escapa, obliga a adoptar medidas con el objetivo de emplear en lo justo y de manera racional los recursos.

Concentrarlos en aquellas disciplinas en las que de forma real tengamos posibilidades y potencialidades para competir, sería una sabia decisión partiendo de que estamos en presencia de una de las conquistas más preciadas de la Revolución.

En primera instancia suele pensarse en crear mejores condiciones de entrenamiento para aquellas figuras con resultados importantes en la arena internacional para lograr una preparación superior y con ello elevar sus índices de rendimiento.

Con esta acción concuerdo totalmente, a fin de cuentas las grandes potencias del primer mundo apuestan a unas pocas disciplinas y sobre ellas vierten los torrentes de recursos en algunos casos hasta estratosféricos como la cámara antigravedad utilizada ya por atletas de élite.

A ello agregaría una atenta mirada a la base de nuestra estructura deportiva, ser rigurosos en la selección de los talentos y en la capacitación de quienes tienen la misión de iniciar su rumbo a la cima del Olimpo.

Desde allí deben primar la adecuada alimentación, los implementos deportivos de primer nivel y hasta el mínimo detalle necesario para el tránsito por una verdadera pirámide.

Se trata de ser más eficientes, más fuertes en lo que realmente podemos, más competitivos en aquellos deportes donde tenemos el potencial para alcanzarlo y todo eso empleando para ello lo imprescindible, ni más ni menos.

 


Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}