Mi futuro entre letras

Poesía, baile y actuación eran tres de mis atracciones desde niña. También me gustaban la medicina, ser diseñadora de moda, en fin, no sabía qué quería en realidad para el futuro.Una de mis mejores amigas me propuso presentarme a una prueba de aptitud. Me preparé y obtuve satisfactorios resultados.

La Habana me esperaba por cuatro años. Hoy estudio Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, donde mezclo arte, literatura y más, mediante las letras, el sonido y la voz. Mas, cuando pensaba que mis confusiones habían terminado, me ponen a escoger: radio, televisión o prensa escrita.

Casi todos prefieren salir en pantalla y tener voz de locutor, pocos escogenel medio impreso por su mayor rigoren varios aspectos.

Pasé por los tres medios en las prácticas; tuve experiencias inolvidables, pero aún en primer año no me decidía… Hoy curso el tercero y ya estoy segura de cuánto me atrae el olor a tinta.

Pienso en el sano orgullo de hacer periodismo en un lugar donde todos te conocen y pueden seguirte. Ver la reacción de quienes te leen es algo que motiva y compromete a no errar.

Con esa seguridad dedico estas líneas a modo de felicitación por su cumpleaños 53, al periódico que ha alentadomi deseo de escribir, me ha permitido realizar mi tesis final de la carrera con materiales comunicativos para sus páginas y abierto las puertas al futuro.

Desde que los descubrí, sus periodistas han dado muestras de abnegación, entusiasmo y sencillez; me cautivaron sin saberlo.

En su redacción conviven tranquilidad, inquietud, sabiduría y trabajo en equipo, virtudes que despliegan ante cualquier contingencia.

Su colectivo es muy unido y preocupado, con lo indispensable para hacer buen periodismo aunque carezcan de recursos. Es un medio identificado por su humanismo e integralidad yresulta digna de admirar la forma en que reconocen a sus profesionales.

Más que centro laboral, Victoria es casa, familia, donde no hay imposibles; sabe llegar a sus lectores yestá abierto a sus opiniones. Su colectivo se esfuerza para superarse a sí mismo y enaltecesiempre a los jóvenes.

Por eso sueño compartir este hogar de trabajo, porque detrás de sus páginas impresas y digitales atesora una singular tradición de periodismo comunitario y participativo a la que quisiera sumarme para ir de la mano por talleres, escuelas y calles de esas personas con historias aún por escribir.

Aniversario 53
Melissa Mavis Villar De Bardet

Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *