Metálica Sinfonía

No son pocos los citadinos que se preguntan por estos días, qué ocurre en las afueras de la escuela elemental de arte Leonardo Luberta. Un grupo de pineros conducidos por Yonier Powery Serrano se lleva el protagonismo de un emplazamiento artístico que se inaugurará en la noche de este miércoles. Se trata de la escultura Sinfonía del arte, fruto del ingenio de Powery, para embellecer el frente de esta institución.

Michel y Yordanis se encargan de la construcción de la base con la forma de Isla
Foto: Osvaldo Pupo Gutiérrez

En plena faena productiva Michel Márquez Serrano y Yordanis Bruzón Vera, a cargo de la construcción de la base de la obra señalaron que constituye para ellos un honor acompañar al artista principal en este sueño. Es que Yonier ha cautivado con su idea a unos cuantos que, como él, viven para el arte. Este joven de 35 años esbozó este regalo para la comunidad, en gratitud a la escuela que acogió sus inicios en 1995 como bailarín. A pesar de no lograr su anhelo de integrarse en el circo, comenzó en el mundo de las artes plásticas en el estudio del maestro Agustín Villafaña.

Concebida como un violín de cuatro metros de altura, instalado en una base, que se asemeja al contorno de esta ínsula, hecha de mármol negro y piso de granito, Sinfonía del arte, es un obsequio. Para Powery Serrano es la pieza que, a lo largo de su trayectoria como artista, tiene mayor connotación porque las anteriores se han planificado para espacios privados de colección y es esta su ópera prima para entorno público, y dónde mejor que en este céntrico sitio de Nueva Gerona.

Yonier Powery, el autor de la escultura
Foto: Osvaldo Pupo Gutiérrez

El artista, emocionado con la idea de que cientos de personas observen su creación, ultima detalles en el taller de sus compañeros Manuel Antúnez Galán y Fernando Columbié Pérez, para que esté lista esta semana. Se aprecia allí el instrumento musical preferido por Yonier Powery en su fase terminal, hecho de metal y con piezas recogidas en los escombros. En este sitio lleno del bullicio de las máquinas que perfilan el acabado, agradeció la cooperación y motivación de colegas y familiares.

“Sin menospreciar el trabajo de los demás, estoy muy preocupado por el rumbo que está tomando el arte en el territorio, creo que es hora de que se preocupen más por la belleza estética que por la parte monetaria. Cuando un artista culmina una obra debe mostrar su gusto por el arte, su compromiso”, detalló y exhortó a los jóvenes ser consumidores del buen arte y combatir la banalidad.

Significó que en la base de la obra se encuentra la Isla, porque aquí se hallan sus raíces, su corazón. A esta tierra le agradece su formación, se sabe bien pinero cuando nos representa en eventos nacionales y foráneos, lo cual es para él su misión como artista.

Foto: Osvaldo Pupo Gutiérrez

El también creador de la plástica Antonio Lewis Belgrove, quien fuera el tutor de Powery en sus tesis en cerámica, participa en la fase productiva y explicó que su pupilo es uno de los mejores en el acabado de la obra y eso lo hace un creador de talla internacional.

Muestras de buen arte como esta pueden crear un precedente para que otros artistas se involucren y la Isla de la Juventud tenga más emplazamientos que ponderen el papel del arte como constructor de un hombre mejor. Todos disfrutaremos las melodías de esta obra cuyos acordes provienen de una buena partitura.

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *