Mensaje de un moncadista desde la Isla

Foto: Yesmani Vega Ávalos

Aunque no pudo convertirse en el médico que soñó de pequeño, curó las dolencias de toda una nación gracias a sus hazañas como moncadista, miliciano, combatiente de Playa Girón y de la lucha contra bandidos en el Escambray.

Pero para aprender la Historia nada mejor que la narración del propio protagonista, por eso la visita al territorio del veterano combatiente, Ernesto González Campo a  pocos días de celebrase el Día de la Rebeldía Nacional, el 26 de julio próximo, devino emotivo encuentro cargado de lecciones en cada sitio donde intercambió con trabajadores, combatientes, estudiantes y demás pobladores en sus barriadas.

“Cada vez que llego a la Isla percibo novedades y muestra de eso es la concreción paulatina del Plan de Desarrollo Integral que garantiza el avance del Municipio en diversos frentes, principalmente económico y social, con la participación del pueblo pinero que da continuidad al programa del Moncada”, afirmó durante su encuentro con jóvenes y autoridades del territorio en el teatro del Poder Popular.

“Son tiempos –enfatizó– de preservar lo conquistado desde 1959 con el triunfo de la Revolución y elevar a planos superiores lo alcanzado. Es deber de cada joven luchar por el porvenir de la Patria. El futuro no es hoy sino toda la vida, por eso estar preparados ideológicamente ayudará en la defensa de nuestros ideales.

“Ya lo decía el Che en su tiempo, –evocó emocionado– ¡al imperialismo ni un tantico así!, esto es nuestro y el presidente de los Estados Unidos Donald Trump no nos doblegará con su política injerencista. Sí, necesita de mejores asesores para refrescarle quiénes somos los que aquí estamos resistiendo a pie firme las amenazas de ese imperio”.

Hasta la circunscripción 40 de la comunidad de Sierra Caballo llegó Ernesto. Allí un mar de pueblo lo acogió, a pesar de la noche estar encapotada y con amenaza de lluvia, y entre anécdotas cargadas de patriotismo, dialogó con integrantes de los CDR y la FMC, quienes hicieron suyas las palabras del compañero de lucha de Fidel a no aceptar amenazas de nadie y mucho menos de quienes pretenden hacer olvidar el legado que nos trajo hasta aquí y hoy sostiene.

A sus 86 años, cautivó también a pioneros de la escuela primaria Manuel Alcolea cuando les confesó: “No tuve la dicha de contar con una escuela ni libros gratis, solo unas horas en la universidad de La Habana para aprender a manipular las armas que usaríamos en el histórico asalto al Moncada aquel 26 de julio de 1953. Con las notas que saqué me habría graduado de médico.

“Ahora les corresponde a ustedes –enfatizó refiriéndose a los niños que lo escuchaban con atención– no darle tregua al enemigo y la mejor forma para logarlo es siendo mejores personas cada día”.

Como parte de su estancia en el territorio, intercambió también con el colectivo de la Empresa Agroindustrial Frutícola Jesús Montané Oropesa, visitó la nueva sala expositiva inaugurada en el museo del Monumento Nacional Presidio Modelo, donde fueran recluidos a Fidel y demás compañeros de lucha desde octubre de 1953 hasta el 15 de mayo de 1955.

 

 

Isla de la Juventud
Yaimara Quijano Cabot
Yaimara Quijano Cabot

Licenciada enEstudios Sociales en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *