Mejoras y apremios con el agua

En los últimos dos meses diversas fueron las interrupciones con el abasto de agua en el Municipio, donde, al menos en la capital, se esperaba un mejor servicio luego de concluida la rehabilitación al sistema de redes hidráulicas.

Las causas fueron varias, pero la sequía que por un período no desestimable afectó al territorio, sin duda constituyó el detonante para varias de las problemáticas, pues asociadas a esta llegaron las roturas en bombas y con ellas la desarticulación del servicio.

De acuerdo con el delegado del ramo aquí, Yaisel Cobarrubias Bravo, durante la segunda quincena de mayo hubo que abastecer con pipas a más de 15 000 personas en Nueva Gerona, esto mientras se procedía a la reparación de una bomba en La Habana.

Ante tal escenario no se perdió de vista la importancia de garantizar el suministro suficiente en el sector residencial y para ello se aplicaron medidas como la inserción del Consejo Popular 26 de Julio al ciclo de abasto cada tres días –antes recibían el agua a diario– con vistas a lograr una distribución más equitativa y satisfacer la mayor cantidad posible de usuarios.

Aunque la situación ha mejorado con las lluvias cabe aclarar que, según los especialistas, no se cumple todavía con las cantidades necesarias para revertir la situación de las fuentes afectadas por la sequía, que incidió de manera directa tanto en las capacidades de agua superficiales como en las subterráneas.

El poder de la lluvia tiene que venir acompañado obligatoriamente por un uso más racional del líquido, así como por una superior explotación de las innovaciones de los aniristas del sector, quienes aportaron en esta ocasión su sapiencia para resolver problemas existentes en algunas áreas de conexión.

A la par que la Isla vuelve a la normalidad tras haber controlado el nuevo coronavirus, continúan las acciones en diferentes puntos de la geografía pinera para llevar el vital recurso a las comunidades más distantes.

Entre estas se pueden apreciar las acciones en la rehabilitación de la conductora que tributa al poblado La Victoria, así como las obras que se ejecutan por la Brigada de Perforación de Pozos de la provincia de Artemisa en La Demajagua, donde desde hace años no se cuenta con un abastecimiento regular.

De igual manera, la brigada de saneamiento de la UEB Acueducto  ha sido constante en la solución a las diversas obstrucciones que las intensas lluvias de mayo han dejado en varias zonas del Municipio.

El tema en cuestión es muy sensible y no dudamos en apuntar con un dedo a sus organismos rectores cuando el servicio no es bueno, pero es menester de todos ser actores activos para alcanzar los resultados deseados.

La lluvia es cuestión de suerte, mas, eliminar salideros al interior de las viviendas o reportar a tiempo los que existan en las redes exteriores en las comunidades, son otras formas de contribuir a que tengamos acceso al natural recurso.

Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *