Mejoran servicios innovaciones en Salud Pública

Foto: Cortesía Salud Pública

Por Melissa Mavis Villar De Bardet (*)

Especialistas del Policlínico General Docente Manuel Páez Inchausti en la Isla de la Juventud han confeccionado equipos para garantizar la rehabilitación de los pacientes

Notable mejoría en los servicios de Salud Pública representan las más recientes innovaciones realizadas por especialistas del Policlínico General Docente Juan Manuel Páez Inchausti en la Isla de la Juventud.

Entre los dispositivos usados principalmente en la rehabilitación y que fueron presentados en el Fórum de Ciencia y Técnica del año 2018, están la cuña tradicional para el tratamiento de afecciones comunes, la lámpara de luz infrarroja para mantener el tratamiento termoterapéutico en las fisioterapias y el mango de bisturí para tratar afecciones podológicas como matriceptomía, la onicocriptosis, la eliminación de las hiperqueratosis circunscripta, entre otros trastornos.

La licenciada Lourdes Rodríguez Sánchez, jefa del departamento de Rehabilitación del referido centro, precisó que para la elaboración de estos equipos se utilizaron materiales desechables no costosos que contribuyeron a sustituir importaciones como la cuña tradicional.

Explicó que está formada por poliespuma y vinil entre otros recursos para posibilitar a los pacientes aquejados con Neuritis, Polineuritis, Neurología, Hemiplejia, Paraplejia y otras afecciones traumáticas, realizar los ejercicios como parte de los procesos curativos.

Agregó que la fuente infrarroja se logró con medios al alcance del colectivo, mientras que el mango de bisturí fue confeccionado con cepillos dentales reciclables, adaptables al tamaño del instrumento empleado, y factible de esterilizar, entre otros esfuerzos por suplir las limitaciones objetivas derivadas del bloqueo imperialista y garantizar servicios demandados por la población.

Ejemplificó que la cuña tradicional permite atender alrededor de 10 pacientes diario en la sala de Rehabilitación que equivale a 2 880 en el año, la lámpara infrarroja a 20 enfermos para un total de 3 840 en 12 meses y con la adaptación al bisturí se tratan a 16 personas en el día, que equivale a más de 4 000 en el año.

Foto: Cortesía Salud Pública
Foto: Cortesía Salud Pública

 

Isla de la Juventud Salud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *