Medidas en la frontera

Foto: Gerardo Mayet Cruz

El cierre de fronteras en la Isla de la Juventud ha constituido otra de las diversas medidas adoptadas en el territorio con el fin de evitar aquí la propagación de la COVID-19.

Rafael Fuentes, director de la UEB aeropuerto Rafael Cabrera. Foto: Gerardo Mayet Cruz

Por mar y aire, únicas vías de acceder al Municipio, quedó limitada la transportación de pasajeros desde el jueves 26 de marzo con el propósito de reducir al mínimo el trasiego de personas hacia y desde la Isla.

Las embarcaciones fueron canceladas en su totalidad, mientras que por vía aérea, hasta la fecha solo se garantiza el arribo de tres vuelos a la semana exclusivamente por razones sanitarias para el traslado de las muestras y asimismo es aprovechado para remisiones médicas priorizando pacientes con turnos de oncología, así lo precisó Rafael Fuentes Suero, director de la UEB aeropuerto Rafael Cabrera Montelier.

Gabriel Bonar, técnico de Seguridad Aeroportuaria. Foto: Gerardo Mayet Cruz

Además de esta radical disposición, el colectivo de la terminal aérea ha adoptado un conjunto de medidas concebidas en su plan de emergencia epidemiológica. Sobre este particular Gabriel Bonar Veranes, técnico de Seguridad Aeroportuaria, ofreció detalles.

“Desde el inicio de la contingencia comenzamos con la colocación de hipoclorito de sodio en todas las áreas de la instalación, salones, oficinas. No obstante, desde hace varios años teníamos implementado tomar la temperatura a los pasajeros que arriban a la terminal, esta práctica influyó en que dichos viajeros adquirieran cierta disciplina en cuanto a estos procederes.

“A ello incorporamos otro grupo de acciones indicadas por el organismo superior. Empezamos con una capacitación impartida por especialistas del Centro Municipal de Higiene, Epidemiología y Microbiología Carlos Juan Finlay a los trabajadores.

“Desde ese momento es de obligado cumplimiento utilizar el nasobuco y guantes hasta para la manipulación del equipaje de los pasajeros.

“Asimismo ya no es permitida la entrada a la instalación aeroportuaria de personas que no vayan a viajar y desde el viernes 28 de marzo quienes llegan a la Isla van directo al aislamiento”.

Explicó Bonar Veranes que tras concluir con el manejo de las pertenencias del público, existe un área de desinfección donde proceden a lavarse con hipoclorito de sodio al uno por ciento para regresar a su puesto laboral.

Agregó el director de la UEB que se aplica la desinfección de las aeronaves, cada sitio manipulado de forma habitual por los pasajeros como los brazos de los asientos, las mesitas, los pasamanos de la escalera, las ventanillas, el baño, está siendo desinfectado vuelo tras vuelo con una solución hidroalcohólica para evitar posible contagio. De igual manera ocurre con las carretillas utilizadas por los viajeros, mientras el salón se cierra y atomiza.

Aclaró Fuentes Suero que para la aprobación de pacientes con remisiones médicas existe un grupo supervisado por la dirección del territorio, encargado de aprobar y organizar estos casos y aseguró que están creadas las condiciones para el traslado urgente de personas en estado de salud grave cuando la situación lo requiera.

Quienes posean boletos de viaje desde el 24 de marzo hasta el 20 de abril tienen la posibilidad de dirigirse a la oficina de reservación y optar por una nueva fecha de viaje o reintegrar su pasaje al ciento por ciento del valor de este.

Especificó el director que han presentado dificultades por la falta de efectivo, pues el reembolso se efectúa sobre la base de lo que expenden y en estos momentos las ventas son muy pocas.

Sin embargo, la Empresa Cubana de Aeropuertos y Servicios Aeronáuticos (Ecasa) y Cubana de Aviación adoptaron la alternativa de transferir dinero para enfrentar estos reembolsos.

A partir de la reducción de vuelos, solo tres veces a la semana, el quehacer vinculado a esta actividad también es menor, por ello la faena en el aeropuerto se ha redireccionado.

“Tenemos tres madres cuyos niños cursan los estudios primarios, ellas se acogieron a la posibilidad de estar en casa con el ciento por ciento del salario para el primer mes. Otras ocho personas permanecen realizando trabajo a distancia y la indicación de la empresa es que el resto permanezca en labores de mantenimiento.

“Estamos ejecutando tareas que por falta de personal no habíamos podido realizar aun contando con los recursos disponibles. Se está pintando, reparando el cercado perimetral y dando mantenimiento al sistema de iluminación que nos permite operar en horario nocturno”.

Trabajadores de la entidad acometen la reparación del cercado perimetral. Foto: Gerardo Mayet Cruz

Para concluir, el directivo envió un reconocimiento al personal de salud del centro y a aquellos que han apoyado en los quehaceres de la terminal aérea desde que comenzó la contingencia, señaló que el aeropuerto es un gran sistema integrado también por los compañeros de la Empresa de Seguridad y Protección de la Aviación Civil, el personal de la cafetería, la tienda, entre otros. Llamó a la conciencia y responsabilidad de cada quien en el cumplimiento de lo establecido por el Gobierno.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *