Medidas contra un invasor

Ya es un hecho, una de las especies invasoras más dañinas del mundo, el caracol gigante africano, ha encontrado espacio en el Municipio.

En el Consejo Popular Sierra Caballos –único afectado hasta el momento con este vector, donde se han encontrado cerca de 70 ejemplares– se capacitan a través de barriodebates los pobladores respecto a qué hacer ante el molusco.

Foto: Gerardo Mayet Cruz.

Las autoridades del Departamento de Sanidad Vegetal también intervienen en su erradicación. Según la ingeniera María Luisa Roque, su directora, la entrada del caracol gigante en la Isla se reportó en diciembre del 2018, pero el personal fitosanitario ya contaba con la preparación para hacerle frente a raíz de un taller recibido en Cienfuegos en 2017 y luego fue socializado con trabajadores de las Cooperativas de Créditos y Servicios y la Universidad.

Explicó que la dieta del molusco incluye más de 200 especies de plantas, entre las que sobresalen cultivos como cítricos, coco, plátano, arroz, hortalizas y plantas ornamentales, sin embargo, aún no hay reporte en Cuba de que haya habido daño agrícola, por ende su papel en estos momentos es el de apoyar la pesquisa y eliminación de los ejemplares junto con Salud Pública, sobre quienes recae el rol protagónico en esa tarea.

“Debido a la alta resistencia a las variables ambientales y su elevada capacidad de reproducción, este caracol trae consigo todo un grupo de consecuencias nefastas, entre ellas un desequilibrio biológico –pues desplaza a otras especies de moluscos endémicas–, además de ser huésped para nematodos que pueden causar meningoencefalitis eosinofílica y angiostrongiliasis abdominal”, aclaró el jefe de la Unidad Municipal de Lucha Antivectorial, licenciado Antonio Alberto Suárez Martínez.

Aunque el caracol gigante es dañino, en declaraciones al diario Granma el doctor en Ciencias Biológicas Antonio Alejandro Vázquez Perera, jefe del Laboratorio de Malacología del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, explicó que no es venenoso o tóxico al contacto, y puede ser manipulado siempre y cuando el mucus o baba del animal no haga contacto con la boca.

De ahí que para la recolección y eliminación del molusco se recomiende el uso de guantes; al igual que ocurre con otros vectores resulta imprescindible mantener una correcta higiene y evitar la acumulación de basura para evitar la propagación.

Foto: Gerardo Mayet Cruz.
Foto: Gerardo Mayet Cruz.
Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *