Medicina, la profesión del amor

Foto: Jessica Padrón Rodríguez

Si alguien me preguntara dónde puedo encontrar resumidas las mejores características de un ser humano diría sin dudas que en el personal de Salud Pública de este país.

Ellos, ejemplos de sacrificio, solidaridad y humanismo, de total desprendimiento y respeto por el dolor ajeno, son el claro reflejo de una sociedad pensada con todos y para el bien de todos.

A los médicos y enfermeras se les reconoce su labor casi a diario, pues en su mayoría son los rostros directos con los que se encuentra el paciente en cada visita, sin embargo son más los hombres y mujeres comprometidos con la salvaguarda de la vida.

Laboratoristas, fisioterapeutas, electromédicos, la lista resultaría interminable para abarcar a los profesionales que de una forma u otra se desempeñan en este sensible campo que es la Medicina.

En todas las latitudes del planeta hay al menos un médico cubano, o formado en una de nuestras escuelas que viene a ser lo mismo; porque aquí no se enseñan solo conocimientos, sino además a escuchar, a ser confidente, a sentir por los demás, a no mirar por encima, a curar el cuerpo y el alma.

En el territorio la cifra de trabajadores del sector asciende a más de
3 900, cada uno de ellos comprometido hoy, más que nunca, a ser continuidad de un proceso histórico que ha puesto la salud como un derecho de todos y no como beneficio de unos pocos.

Para celebrar su día, este tres de diciembre, en recordación al natalicio del doctor cubano Carlos J. Finlay, diversas fueron las actividades que en cada centro asistencial se desarrollaron y en las que los más destacados trabajadores y servicios fueron reconocidos.

En el acto municipal, realizado en el Centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología, también hubo momento para la gratitud a los internacionalistas recién llegados de Bolivia y Ecuador.

Entre las fortalezas que hoy exhibe la salud pinera está el alto nivel científico-investigativo alcanzado por sus profesionales, que se evidencia en los significativos resultados que por tres años consecutivos logra el Municipio en el certamen Premio Anual de Salud.

En nombre de los trabajadores del sector, Israel Velázquez, director del Sectorial Municipal de Salud, refrendó el compromiso con la sensibilidad y el servicio de excelencia a la población, máxima sostenida por Fidel. “Mantener la integralidad, la disciplina laboral y la profesionalidad que caracteriza al ejército de las batas blancas es una misión diaria”, afirmó.

Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *