Medicina antigua en el siglo XXI

Un hecho trascendente para la Medicina Natural y Tradicional (MNT) ocurrió en la Isla de la Juventud en enero de 2018: en presencia de sus máximas autoridades ejecutivas se renovó y firmó el contrato para la entrega de la masa vegetal y seca de la Agricultura a Salud Pública, en la Unidad Estatal de Base Plantas Medicinales, perteneciente a la Empresa Agroindustrial Jesús Montané Oropesa.

De lo anterior se infiere que en el presente año estará garantizado el suministro estable a los establecimientos donde elaboran los fitofármacos, a partir de una reconocida integralidad en el manejo y la producción de los diversos surtidos.

Aunque al cierre de 2017 se cumplió el plan de producción de la MNT al 102 por ciento en el Municipio Especial, varios fueron los escollos surgidos: primero, las afectaciones con las materias primas industriales, luego se rompió el molino de martillo y después diversas roturas tuvo la nueva planta de tratamiento de agua destilada.

Por fortuna fueron efectivas las respuestas dadas por algunos organismos y unidades como la Agricultura con la entrega de la masa vegetal seca ya molida y la de los técnicos de Electromedicina quienes resolvieron la pieza (celenoide) de la planta de tratamiento.

Para el año en curso quedó aprobada la reparación capital del Centro de Investigación y Producción de Medicina Natural, situado en Nazareno, el cual sobresale por la alta calificación de su personal  y el empeño en fabricar fitofármacos y apifármacos de calidad dirigidos a la red de farmacias y a las instituciones que contratan sus producciones.

¿Qué aporta esta disciplina de perfil amplio al territorio?¿Es una alternativa o llegó para quedarse?

No es una alternativa y registra fortalezas en cuanto a la formación y capacitación de los recursos humanos, promoción y educación para la salud, investigación, asistencia médica, en el empleo de la analgesia quirúrgica acupuntural en cirugía mayor electiva y en los servicios estomatológicos.

También se abrió un punto de venta de medicamentos naturales en el Paseo Martí.Con acierto se aplican en los tres policlínicos la acupuntura, fangoterapia, la medicina física y de rehabilitación, los masajes, campos magnéticos y ejercicios tradicionales asiáticos.

La medicina herbaria –también conocida como botánica, fitoterapia o fitomedicina– es la forma más antigua del uso de las plantas para curar enfermedades y en pleno siglo XXI ha proliferado su práctica, resulta útil en no pocos tratamientos y se continúa trasmitiendo de generación en generación, con gran acogida de los pobladores que la nombran: tradicional.

 

Isla de la Juventud Opinion
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *