Mayor responsabilidad demanda la nueva etapa

Estará caracterizada por el restablecimiento de la actividad productiva y de servicios, el fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica y la adopción de un nuevo código y estilo de vida
Tomada de Internet

Tras más de cinco meses sin registrar casos positivos a la covid-19, la Isla de la Juventud pasará este 12 de octubre, como casi toda Cuba, a la fase de nueva normalidad.

A propósito de esta etapa para el país, en la que los retos imponen mayor responsabilidad, el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, aseguró: “Pensar como país es pensar en el futuro y Cuba sana, salva y piensa en el futuro”.

Según explicó el primer ministro Manuel Marrero Cruz en el espacio de la Mesa Redonda de la televisión cubana el jueves último, el referido período estará caracterizado por el restablecimiento de la actividad productiva y de servicios, fortaleciendo la vigilancia epidemiológica, el cumplimiento y control de las medidas higiénico sanitarias, así como otras disposiciones que aseguren la protección de la salud con la participación responsable de las personas, a partir de la adopción de un nuevo código y estilo de vida.

Para ello se trazaron tres objetivos, transitar hacia una nueva normalidad del país de manera gradual y asimétrica, mitigar el impacto económico y social ocasionado por la covid-19 y el recrudecimiento del bloqueo, así como desarrollar las capacidades de enfrentamiento a los eventos que se produzcan en la nueva normalidad.

En la elaboración del plan de medidas, explicó Marrero Cruz que se tuvieron en cuenta indicadores a nivel internacional, las propias experiencias obtenidas con el enriquecimiento de los protocolos y el criterio de expertos y profesionales.

De esta manera entre las novedades para el enfrentamiento y control de la covid-19 en Cuba se contemplan la desactivación de los Consejos de Defensa Municipales y Provinciales en los territorios que pasan a la nueva normalidad, el ingreso domiciliario de los contactos de casos confirmados y sospechosos, la prohibición de entrada a centros escolares o de trabajo de personas con síntomas sugestivos de covid u otra enfermedad infecciosa.

También se indica la suspensión de las visitas a pacientes en los hospitales, aunque se permitirá un acompañante para los que así lo requieran, en materia laboral y salarial se restablecerá lo legislado y se fomentará el teletrabajo y el trabajo a distancia en los cargos que lo permitan, la exigencia de una declaración de sanidad, aplicación de PCR en tiempo real a todas las personas que arriben al país y se potenciará la vigilancia activa, entre otras.

Igualmente el grupo temporal de trabajo se mantendrá activo, pero limitará sus reuniones a dos veces por semana, mientras que los partes diarios se eliminarán dando paso a una conferencia semanal cada viernes en la que el doctor Francisco Durán realizará un balance de los resultados de la semana.

Con respecto a las medidas básicas de higiene aplicadas hasta este momento el Primer Ministro señaló que es necesario mantener el distanciamiento físico, la desinfección de manos y superficies como parte del estilo de vida; en el caso del nasobuco continuará siendo de uso obligatorio en espacios cerrados, centros de trabajo, escuelas y unidades asistenciales de salud, en tanto se flexibilizará su uso en aquellos espacios donde no exista concentración de personas y las condiciones lo permitan.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud Opinión Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *