Más transparencia en la transparencia

Solo algunos personajillos de Miami y uno que otro trasnochado cuestionan al sistema político cubano, caracterizado en su autenticidad plena por una amplia participación popular.

Los comicios cubanos se distinguen, entre otras singularidades, por la no participación de partidos políticos, la rendición de cuenta periódica ante los electores y la verificación a la hora del voto de las urnas, entre otras muestras de transparencia y apego a la legalidad.

Y para reafirmar esa verdad ante el mundo surgieron los Colaboradores, un equipo compuesto por estudiantes universitarios mayoritariamente de la carrera de Derecho, y de la enseñanza Media Superior, quienes junto a los Supervisores, profesionales de la jurisprudencia, dan una mayor transparencia al proceso y cuidan por el cumplimiento de lo establecido en la Ley.

Un entendido en estas cuestiones y a la postre jefe del grupo de Colaboradores ante la Comisión Electoral Municipal, José Antonio Quiñones Chirino, señaló las funciones de este grupo de jóvenes al decir:

“Tienen la función de velar por el cumplimiento de las normas que rigen el proceso electoral, su legitimidad y transparencia, así como la actuación de las autoridades electorales”.

Es propósito para esta segunda parte de las elecciones generales en Cuba, y así lo confirmó el funcionario, observar cómo funcionan los colegios electorales, que en esta ocasión estarán abiertos 162 el venidero 11 de marzo, donde los pineros darán otra muestra de cubanía y apego al sistema social socialista que construyen todos los días.

Más de 150 jóvenes estarán presentes, bien preparados y capacitados, para como digo en el titular imprimir mayor transparencia, donde ya la hay.

Y como es del gusto mío cierro este comentario con las palabras del Maestro que lo avizoró todo en beneficio de la Mayor de las Antillas y de la América toda, quien sentenció:

“Es obligación primera… solicitar el concurso de todos los que por su prestigio, su virtud y su inteligencia puedan contribuir a vigorizar la organización que no tiene por objeto el engrandecimiento, ni la victoria de unos cubanos sobre otros, sino la ordenación necesaria para fundar con todos los cubanos, con todos los habitantes honrados de la isla, sin miedo al sacrificio ni exceso innecesario de él, un pueblo equitativo y feliz”.

 

 

 

Opinion
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *