Más que Feria, una fiesta popular

Feria-1Las ferias populares acontecidas en el territorio los últimos meses han suscitado satisfacciones y sobre todo, expectativas en sus habitantes, aunque como toda proyección inicial, las insatisfacciones no faltan, pues es un tema que tiene mucha tela por donde cortar.

 

feria-agro-2012-2

Las ferias populares acontecidas en el territorio los últimos meses han suscitado satisfacciones y sobre todo, expectativas en sus habitantes, aunque como toda proyección inicial, las insatisfacciones no faltan, pues es un tema que tiene mucha tela por donde cortar.

Acerca de la organización de las mismas, los responsables, la participación de los productores pineros, los cuentapropistas, sus beneficios económicos y otros detalles, nos explica William Cordero Hernández, Vicepresidente del Consejo de la Administración Municipal en funciones.

“Todos los meses, el tercer sábado de cada mes, se realizará en los poblados de Nueva Gerona, La Fe y La Demajagua, una feria gigante; sin dudas, un momento oportuno donde las personas pueden adquirir productos que desafortunadamente no tenemos en oferta de manera continua en los mercados estatales, y para ello se hace un esfuerzo extraordinario el día de la feria, sobre todo con el tema de las viandas.

“La Mayoría de las entidades del territorio son responsables de su realización, como la Agricultura, Comercio y Gastronomía, las entidades de la industria alimenticia y local, así como las Casas de Cultura, o sea, todos los que de una manera u otra ofertan servicios a la población. Son los encargados de buscar alternativas para la realización de este espacio, el cual se ha convertido en un festival para el pueblo, según el estado de opinión.

“Se desarrollarán cada mes, igual que en todas las provincias del país, y creará hábitos organizativos y por supuesto, satisfacciones, porque la gente tendrá la posibilidad de adquirir un grupo de productos que hoy por las condiciones existentes en la Isla y por la diversidad aún insuficiente de las ofertas, no lo pueden obtener de manera sistemática.

“La idea esencial no es traer de afuera, sino surtir con nuestras producciones estas ferias una vez al mes pero por el momento tenemos que traer de otras provincias malanga, plátano macho, boniato, yuca y otros productos, aunque las cooperativas en el municipio han dado una respuesta positiva en la oferta de viandas.

“Todos los cuentapropistas también pueden vender en este espacio siempre y cuando tengan su licencia y cumplan con las regulaciones sanitarias y de la ONAT, pues ellos son parte del sistema y tienen el derecho a contribuir al desarrollo exitoso de este proyecto.

“Los beneficios económicos radican en que la feria aglutina un grupo de productos, para la cual la gente se prepara desde el punto de vista monetario, donde se venden con rapidez diversas mercancías porque es un momento donde la familia y los amigos comparten, y cada vez es mayor la asistencia.

“Y lo ingresado por Comercio y Gastronomía aporta a la circulación mercantil. La pasada feria arrojó 800 000 pesos por este concepto y cubrió el incumplimiento en el asunto, además de aportar al presupuesto del Estado.

Esa es la realidad. Existen propósitos, intenciones y voluntad por el Gobierno de satisfacer, en la medida de lo posible, la demanda de los pineros de adquirir con más sistematicidad diversos alimentos a precios asequibles, no solo en las ferias, sino también en los mercados estatales.

Por el momento, este proyecto iniciado en julio, constituye la principal vía de obtención de productos, y para su eficaz realización deben eliminarse las dificultades y obstáculos sucedidos en los anteriores eventos en aras de que en la Isla no haya de “todo” en la feria.

“Estamos adoptando medidas para solucionar los elementos negativos señalados en la feria pasada. Está demostrado que los productos que no necesitan refrigerio deben dormir en el lugar del acontecimiento porque la población espera temprano su apertura y no se le puede hacer esperar, como pasó en La Fe.

“Debemos evitar la excesiva aglomeración de personas en los puntos de venta, por lo que se dividirán los de las cabezas, pellejos, huesos y otras partes del cerdo, así como la de puré de tomate, mermelada de mango, entre otras, pues aún son insuficientes los puntos abiertos, por lo que se diseñarán más kioscos para las venideras ferias.

“En La Fe el local es más chiquito y extendimos la venta, igual que en El Rodeo, en Gerona, debajo de los arbustos de los alrededores del mercado, donde se parquean los camiones y carretas de las cooperativas ofertando sus productos, porque esto es eventual y parte de la cubanía.

“Y es necesario hacer un llamado a la indisciplina social, pues está empañando el sentir de este evento y la intención es que sea cada vez mejor y gane tanto en organización, como en ofertas y disciplina de los asistentes, lo cual se logrará en la medida que noten la estabilidad de la feria y lo surtido en ella.

“Hay dos momentos en la feria, porque así lo hemos observado, primero es el de comprar lo necesario y el segundo el regreso de la gente hacia el lugar para disfrutar de las opciones culturales y gastronómicas. Las amistades se agrupan y comparten, ríen, cantan, bailan y eso es lo que queremos, que se convierta en un espacio donde más que comprar alimentos, sea una fiesta popular”.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}