Marbelis, solidaria por convicción

Foto: Cortesía de la entrevistada

No es complejo dar con su casa, aun así ella salió a buscarme. Lo primero que noté fue la placa en su puerta, donde se lee: “Aquí reside una colaboradora de la brigada Henry Reeve”; supe que hubiese sido imposible equivocarme de dirección.

Aunque hace solo poco más de tres meses que forma parte de ese grupo de vanguardia de la salud cubana, Marbelis Matos Fernández cuenta con la vasta experiencia que 25 años como licenciada en Enfermería le han dotado.

Antes de dar el paso al frente para combatir el nuevo coronavirus en los Emiratos Árabes Unidos, esta mujer ya había velado porque la COVID- 19 no se instalara de forma definitiva en su Isla, pues, junto a otros profesionales, trabajó en la sala de sospechosos habilitada en el hospital general docente Héroes del Baire.

Foto: Cortesía de la entrevistada

“Cuando pidieron mi disposición no dudé. Para la misión ya contaba con esa práctica y en la Unidad Central de Colaboración Médica también nos dieron muy buena preparación con los protocolos y garantizar la vida de los pacientes y la nuestra.

“En el momento de irme, aún la pandemia estaba en auge aquí, pero me fui confiada de que dejaba a mi familia segura con nuestro Sistema de Salud, mi único temor era que a pesar de que allá tendríamos todos los recursos para trabajar, no existía la responsabilidad ciudadana lograda en Cuba. Nos tocó explicar la importancia del nasobuco, el lavado frecuente de las manos y el distanciamiento social.

“En los dos meses allí me desempeñé primero en la atención a sospechosos y luego en el diagnóstico a través de los PCR en tiempo real. Había que tener mucho cuidado porque no sabíamos quién estaba enfermo y quién no, por suerte en esa nación se logró contener el virus en poco tiempo.

“Para mí ha representado un reto, creo que todos los profesionales de la Salud coincidirían. La complejidad no está en el virus, sino en su masiva propagación y en lo inconsciente que demuestra ser gran parte de la población.

“Hay que estar ahí para saber de verdad que no se deben subestimar los elementos básicos de la profilaxis, esos pequeños detalles pueden salvar una vida.

“De vuelta a casa estoy feliz, me encanta saber que en la Isla se logró frenar el contagio y si me preguntas mi mensaje para los pineros te diría que es tan sencillo como continuar siendo disciplinados. La batalla se gana día a día, no nos podemos cansar.

“Ahora me toca seguir contribuyendo en el Municipio a que los resultados frente a la pandemia se sostengan y continuar superándome para cuando me necesiten como parte de la brigada Henry Reeve”.

Para Marbelis, quien también cumplió misión internacionalista en la hermana República de Venezuela, la solidaridad es un valor inherente a los cubanos y que defenderemos ante cualquier situación.

Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *