Maravillas de Borroto y su tropa en Guao

agricultura-000Hubo un tiempo en que unos hombres, en los que nadie creía pudieran poner a producir el Guao, se lanzaron con Hermes Rodríguez Nápoles (Borroto) a la cabeza para enfrentar las dificultades y convertir en realidad lo que a todos les pareciera imposible.

 

agricultura-001

Fotos: Arturo Enamorado López

“La obra delante y el amor adentro”

José Martí

Hubo un tiempo en que unos hombres, en los que nadie creía pudieran poner a producir el Guao, se lanzaron con Hermes Rodríguez Nápoles (Borroto) a la cabeza para enfrentar las dificultades y convertir en realidad lo que a todos les pareciera imposible.

Y es que son de esas personas, como bien señala el Maestro, que ponen el amor y la entereza suficiente en cada labor para hacer que la obra esté presente.

RESURGIR DESDE LAS MALEZAS

“Cuando llegamos aquí era realmente complicado, imagínese, las matas de marabú parecían gigantes que no se dejaban tumbar así de fácil”, señala Borroto.

“Estuvimos seis meses para poner a punto las primeras áreas, los troncos eran enormes y la cantidad de machetes partidos indican que fue casi una proeza.

“Pero bueno –dice con alegría– ya todo es diferente y hoy se pueden palpar los resultados y además soñar con un futuro mejor”.

DE TABAQUERO A PORCINICULTOR

Este hombre no tiene límites para el trabajo y junto a su tropa acomete con rigurosidad el quehacer agropecuario, aunque no siempre se dedicó a la cría de cerdos que es en la actualidad su labor fundamental.

“Comencé por la siembra de tabaco. Luego pasé a los cultivos varios, a los cuales no he renunciado, tanto para garantizar la alimentación de los animales como para enviar a Acopio y diversificar la de los pineros”.

Y así pudimos apreciar cómo al cabo de 36 meses con esta labor llegaron a entregar el pasado año 49 toneladas de carne y gracias a la perseverancia y dedicación, se ha convertido en uno de los mejores productores del Municipio, sin dejar de cultivar viandas y hortalizas, y mantener un creciente rebaño de ganado vacuno.

Si bien este productor recibe ejemplares de la entidad estatal porcina, tiene claros sus propósitos de ser suficiente en toda la cadena productiva.

“Hemos logrado garantizar nuestro propio reemplazo, es decir, aquí hacemos totalmente el ciclo reproductivo, desde los nacimientos hasta las ventas”.

Las aspiraciones de este pequeño colectivo no cesan y en cada momento se imponen nuevas metas, como la de llegar a las 100 reproductoras, incrementar los rebaños ganaderos y aportar un mayor número de litros para la industria, poniendo así su granito de arena en la sustitución de importaciones.

LA ATENCIÓN AL HOMBRE, UNA PRIORIDAD

Nuestra visita se produjo temprano en la mañana, casi al inicio de la jornada, por lo que pudimos apreciar, además de la salud de los cerdos y plantaciones de yuca, boniato, caña, tomate y king-grass, una esmerada atención al hombre.

agricultura-002

No fue sorpresa entonces escuchar a Evarista Nápoles Guevara (madre de Borroto), mientras alimentaba casi un centenar de aves, insistir a sus muchachos, como ella los llama, a desayunar.

En el Guao la fuerza laboral la componen 11 trabajadores, de ellos siete familiares.

De la atención y las condiciones laborales existentes habla Rubén Fernández Abrahan, obrero porcino: ”Me siento muy bien aquí. Existe una preocupación constante por nosotros, de manera que vayamos adquiriendo sentido de pertenencia y realicemos la labor con calidad”.

Y no solo las condiciones, los instrumentos y la alimentación están a punto, también refiere que el salario es excelente al ganar cada mes  600 pesos y cada vez que entregan un convenio reciben una estimulación de mil.

Con igual criterio Yasmani Trujillo Nápoles, quien con solo 22 años se encarga de todo lo relacionado con la maternidad sin dejar de atender a sus puerquitos, dice: “Me gusta mucho mi trabajo, fíjese que a partir de la experiencia adquirida curo a los animales como si fuera un verdadero veterinario.

“Claro, aquí cuento con lo indispensable para realizar mi tarea, en verdad somos una gran familia”.

RELACIONES EXCELENTES

Borroto no deja de mencionar que en el éxito alcanzado mucho han tenido que ver las buenas relaciones con la Cooperativa de Créditos y Servicios Sabino Pupo a la cual pertenece.

“Me ayuda en todo, explica, un hecho muy importante para desarrollar con eficiencia nuestra labor.

“Ellos están presentes si necesitamos sacar una cosecha, en la preparación de las tierras nos brindan su apoyo, al igual que para el combustible que necesitamos, entre otras cosas”.

Un buen ejemplo, sin dudas, de lo que debe primar hoy en cada una de las esferas económicas, la cooperación.

ASUNTO NO RESUELTO

Sin embargo, no todo es color de rosa para el perseverante colectivo y si bien no es de su responsabilidad la adquisición de los piensos le ocasiona grandes contratiempos.

“Me refiero al suministro de los piensos para la alimentación de los cerdos, pues para adquirirlos es una verdadera tragedia”.

Señala que al no existir una fecha fija para comprarlo se gasta tiempo y recursos en viajes a los almacenes, muchas veces sin resultados.

Al momento de nuestra visita, finales de septiembre, le debían 13 toneladas.

Esta situación no afecta solo a los del Guao, sino a la mayoría de los productores, de ahí la necesidad de una respuesta definitiva a una problemática que lastra los volúmenes de producción y, por consiguiente, la variedad de productos cárnicos y la posible disminución de los precios de este alimento para la población.

VOLVIENDO A EVARISTA

No quería dejar pasar un detalle relacionado con el control de los recursos, labor tan importante en estos tiempos y que pudimos observar en la persona de Evarista, quien se convierte en una auténtica contralora con una máxima que todos conocen, aquí no se puede perder nada.

EL GUAO

Para los que no conocen, Guao es una planta de los campos cubanos que al rozarla causa irritaciones en la piel.

Todo lo contrario de lo que ocurre en la finca, donde el roce implica trabajo como única causa de los resultados favorables.

Durante el recorrido inicial pudimos observar extensos sembradíos de king-grass, boniato, de forma incipiente tomate, caña y mucha yuca, de esta última plantación que a uno se le pierde la vista, Borroto exclama: “Ahí hay yuca para toda la Isla”.

Hace falta que así sea y su producción no se enrede en los vericuetos de la burocracia y como consecuencia la llegada tardía de los envases y el transporte para su extracción.

Aún con estas incongruencias que se repiten en cada cosecha, a la que incluyo el tomate, nos vamos con la seguridad de que la tropa del Guao, con su capitán Borroto al frente, adoptarán las medidas pertinentes en aras de que los pineros no dejen de degustar sus producciones.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}