Malezas en el camino lechero

Ganado123Es cierto, con la primavera llegan discretos avances en la producción de leche, de hecho marzo concluyó con la entrega de 148 000 litros a la industria para el 96 por ciento de cumplimiento; sin embargo, tan importante actividad en el territorio no acaba de despuntar.

Aunque con la primavera mejora la entrega del alimento a la industria, la ganadería pinera no acaba de despuntar

ganaderia-ordeno-manual

Es cierto, con la primavera llegan discretos avances en la producción de leche, de hecho marzo concluyó con la entrega de 148 000 litros a la industria para el 96 por ciento de cumplimiento; sin embargo, tan importante actividad en el territorio no acaba de despuntar.

Tanto es así que el pasado año los ganaderos quebrantaron los planes, convirtiendo a la Isla en uno de los municipios del país en contribuir a que el Estado desembolsara 15 millones de dólares adicionales para la compra de leche en polvo en el extranjero debido a los incumplimientos.

Pero el arrastre todavía persiste, pues en los primeros tres meses del 2012 tienen por debajo de los pronósticos unos 52 000 litros y en tales resultados pesan, sin discusión alguna, el gran deterioro acumulado de la ganadería; lo cual redunda en una sobrexplotación de los animales.

A pesar de los esfuerzos por librar al sector de las improvisaciones, la falta de previsión, organización y adecuadas estrategias para revertir la situación, considero que los senderos de la leche hacia la industria permanecen plagados de malezas.

Que las vacas en estos momentos aporten un promedio 3,2 litros, así lo confirman, como también las 238 que por diversas razones no se encuentran en ordeño; ello corrobora las insuficiencias en la reproducción y el mejoramiento genético.

Otro de los problemas es la base alimentaria, que aunque avanza con respecto a épocas anteriores, todavía resulta insuficiente, además de no explotarse todas las variantes para enfrentar con mayores reservas el período de seca.

Y aunque no pretendo profundizar en el tema, sí pienso que debe tenerse en cuenta la inestabilidad en la recogida del alimento en las vaquerías, debido a los problemas que puede provocar en las propiedades sanitarias de la leche y el malestar entre los productores, a quienes desde hace algún tiempo les pagan por la calidad.

Tengo conocimiento de la voluntad del grupo ganadero local por potenciar el sector estatal y me parece bien porque debe ser una fortaleza; no obstante, no puede obviarse que en la actualidad la producción lechera está en manos del cooperativo y campesino, ya que tienen bajo su cuidado el 65 por ciento de la masa.

Lo anterior indica que se le debe prestar una superior atención a los guajiros, esa que incluya desde la impostergable capacitación hasta otros beneficios en aras de mejorar condiciones de trabajo y los rendimientos

Serios retos descansan en las manos de los ganaderos. Si bien hace falta dotar al sector de los recursos posibles en aras de satisfacer de manera paulatina la demanda, también los obreros y directivos deben agilizar la limpia de toda esa mala hierba que hoy obstaculiza la llegada de más leche a la industria.

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}