Luego de un difícil pero provechoso 2020, ¡Ay! Mamá Inés. Llegó la Valdés (+Fotos)

0312-idania-valdes.jpg

La Habana, 12 mar (ACN) La joven y talentosa intérprete cubana Janet Valdés entrega al público su primera producción discográfica al frente de su banda, bajo el título ¡Ay! Mamá Inés. Llegó la Valdés, luego de un difícil año 2020, marcado por la COVID-19 pero muy provechoso para su carrera.

Al respecto, la cantante comentó en entrevista a la Agencia Cubana de Noticias que el 2020, a pesar de ser un año en muchos sentidos limitante, en el cual enfrentó incluso pérdidas personales debido a la pandemia, también fue un año muy luminoso, “porque grabé mi disco y fue un año donde me redefiní como artista”.

0312-idania-valdes2.jpg

Según Valdés, en estos meses pudo mirar hacia adentro y comulgar tanto con sus ángeles como con sus demonios, con su sentido de identidad, lo que significa ser cubano; en ese sentido fue un año también para demostrar de qué estamos hechos cada uno de nosotros y para mí fue un buen año, manifestó.

De toda esa búsqueda se nutre esta entrega fonográfica, en la que la joven vocalista y directora del proyecto La Valdés regresa a las raíces de la cancionística cubana y ofrece versiones renovadas de temas clásicos como el Ay Mamá Inés, de Eliseo Grenet; Amor fugaz, de Benny Moré; No puedo ser feliz, de Adolfo Guzmán y El manisero, de Moisés Simons.

Estas son canciones que a lo largo de los años han marcado lo que es mi imaginario y también el imaginario del inconsciente colectivo de los cubanos, resaltó la artista acerca de la elección del repertorio, el cual integran también Que me castigue Dios, de Roberto Roena; Fiebre de ti, de Juan Arrondo; Estoy decepcionada, de Jesús Díaz y Qué te pedí, de Fernando Mulens.

0312-idania-valdes3.jpg

A cargo de la producción del material estuvo su esposo, el destacado pianista y productor musical Alejandro Meroño Valle, con quien emprendió la selección de las canciones en un proceso que consideró difícil.

Es que hay tantas grandes joyas de la cancionística cubana y yo escogí las que fueran más representativas, no solo al nivel del inconsciente colectivo sino también en un nivel personal, en el que me permitieran a mí como intérprete encontrar mi voz dentro de todo lo que es esta música, agregó.

Como un homenaje a numerosos intérpretes y compositores del pasado como Margarita Lecuona, Benny Moré o Rita Montaner llega esta placa, mas como figura central encuentra La Valdés al mítico Ignacio Villa, “Bola de Nieve”.

El Bola creo que es el hilo conductor, porque de él y su figura he aprendido muchísimo, no solo a nivel musical, de conceptualización, de dramaturgia, sino también en un nivel más íntimo, personal y espiritual, ya que él pertenece a mi familia religiosa.

Yo soy sacerdotisa de Yemayá y tengo una historia con él muy profunda y creo que eso es lo que ha dotado de magia el proceso entero de selección y de interpretación, declaró.

Sobre los arreglos, la artista expuso que la idea fue recontextualizar los temas; lo más importante para nosotros ha sido no solo rescatar esas canciones, sino hacerlas accesibles a las nuevas generaciones y que encuentren frescos y renovados muchos de los valores de lo que constituyen la cubanía y nuestras señas de identidad.

Participaron en el CD Alejandro Meroño en el piano y la producción musical, Roberto Álvarez en el contrabajo, Edgar Martínez en la percusión y misceláneas, Ruy Adrián López-Nussa en el drums, Maikel González en la trompeta, Emir Santa Cruz en el saxofón tenor, Yuniet Lombida en el saxofón barítono, Yasel Muñoz en la flauta, Heikel Trimiño en el trombón y una Janet Valdés en las voces, en solitario.

Y es que sin featurings, la artista calificó al disco de personalísimo: más allá del homenaje o el tributo, que es la lectura más evidente, tiene también un registro muy personal, porque es yo adentrándome en cada una de las historias que están contando esas canciones, es yo desafiándome como intérprete porque son temas muy difíciles, afirmó.

Gran importancia confiere la cantante al aspecto visual en este material, en un proceso que ha llevado a la par de la búsqueda sonora y que han tenido a su cargo May Reguera en la fotografía y Nelson Ponce en el diseño.

0312-idania-valdes4.jpg

Ha sido un lanzamiento atípico, hemos lanzado por sencillos el disco. Ya vamos por el cuarto y abrimos con un videoclip de la canción Estoy decepcionada, hicimos un segundo videoclip con el tema No puedo ser feliz y nos hemos propuesto hacer un cartel para cada canción, buscando una identidad.

De cartel a cartel hay coherencia, pero también hay distintas facetas de las distintas mujeres que me habitan, comentó.

¡Ay! Mamá Inés. Llegó la Valdés, licenciado con la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, se encuentra disponible desde este lunes en las plataformas digitales de la música en Internet.

0312-idania-valdes1.jpg

 

Cultura
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *