Los Toros mandan y los Elefantes tiñen de verde el Latino

En la inmensidad de un Latino vacío, azul cuando se cantaba play ball y verde tras el último out, los Elefantes de Cienfuegos consiguieron lo que ningún otro equipo en los primeros 17 juegos de la temporada, pasarle la escoba a los Leones de Industriales y bajarlos del trono por medio quilo.

Fue un fin de semana muy mojado, por una parte con agua caída del cielo y por otra con noticias como la protagonizada por los sureños de Alaín Álvarez, quienes apalearon un día a los hasta entonces reyes de la selva marcándoles 21 carreras, la mayor cantidad anotada por un equipo en un juego en lo que va de serie, y al otro lo matan con pitcheo y par de palos de vuelta entera.

La manada de paquidermos compensa sus cojeras de pitcheo, el segundo de peor efectividad en el campeonato (7.38), con una tanda versátil, formada por jóvenes y experimentados, que combina tacto con poder y exhibe promedios de .338/.429/.493, en todos los casos muy por encima de la media del torneo.

El mejor elogio vino este domingo de Guillermo Carmona, el timonel de Industriales: «Ojo con ese equipo de Cienfuegos, que va a dar mucha pelea en esta campaña», y sí, ese grupo tiene hambre de victorias. Muchos vienen juntos desde las categorías formativas y su línea central es hermética al campo y hábil al bate con César Prieto y Luis Vicente Mateo alrededor del segundo cojín, Richel López detrás del plato y Luis Enrique González en el bosque del medio.

Las esquinas del cuadro están flanqueadas por el curtido Pavel Quesada y el prometedor Daniel Pérez con Yusniel Ibáñez y Juan Miguel Soriano aportando experiencia y sonando fuerte el madero.

Si tuvieran dos abridores más como Yasmani Insua, el hombre que este domingo se repuso de un arranque inusual en él, cuando regaló dos bases por bolas y soportó dos hits a seguidas y después nadie más le llegó a la inicial por ninguna vía, los sureños seguro estuvieran mejor ubicados en la tabla de posiciones. Mientras, tendrán que seguir produciendo mucho al bate para ganar juegos. Es el tercer equipo que más carreras ha anotado (114), pero el segundo que más permite (116), y ese diferencial negativo les puede pasar la cuenta si no logran corregirlo.

El domingo, en choque que no pasó del sexto inning a causa del palo de agua caído en la Habana, jonrones de Juan Miguel Soriano y Félix Rodríguez bastaron para acompañar la resurrección monticular de Insua y concluir en la victoria por 7-3, que mantuvo a Camagüey en la cima del torneo, asediado ahora por tres equipos que comparten el segundo lugar a solo media unidad de distancia.

Los Toros de Miguel Borroto habían ganado cinco juegos seguidos hasta que el pitcher santiaguero Carlos Portuondo les bajó los humos ofensivos, dejándolos en un solo hit durante cinco episodios en los cuales ponchó a siete. El bullpen de las Avispas aguantó y en definitiva la pizarra registró 5-1 con el primer revés para Yosimar Cousín, luego de cuatro victorias.

Las dos veces anteriores que Camagüey, el equipo que más batea con línea ofensiva de .364/.449/.517, no llegó a dos carreras en un choque fue fin de semana, el 20 septiembre doblegaron a Villa Clara por 1-0 con doblete de Yordanis Samón en el noveno y seis días después Pinar del Río los blanqueó por 3-0.

El éxito acercó a los indómitos a la cima, pues ahora comparten el segundo puesto con Industriales y Matanzas, que también barrió en esta subserie corta a Artemisa, elenco que lleva ocho fracasos consecutivos, la peor racha en la serie.

Con pizarra de 14-9 los Cocodrilos fueron inmunes a las flechas de los Cazadores, que siguen sin dar en la diana, pese a contar con varios de los mejores lanzadores, por nombre, del torneo. Este domingo, el zurdo Geonel Gutiérrez sufrió su tercer fracaso seguido, y no bastó el quinto jonrón de Dayán García, muy pegado a los máximos productores de batazos de cuatro esquinas y entre los diez primeros bateadores por average (.403), además de empujar 19 carreras, empatado en segundo lugar con Pavel Quesada a cinco de los punteros Dennis Laza y Samón.

Los otros dos juegos dominicales terminaron con desquite, y en ambos casos por la vía del nocaut. Si el sábado los Gallos habían dejado moribundos a los Cachorros en siete inning, ayer fueron estos los que salieron vencedores en igual cantidad de entradas (13-3) con Rubén Rodríguez firmando su tercer éxito de manera invicta.

El cátcher Franklin Aballe sacudió un bambinazo y los tres hombres de arriba del lineup pegaron tres hits cada uno con Yordan Manduley empujando una triada de corredores para el home plate.

Y en Santa Clara, en sede neutral, los Tigres de Ciego de Ávila doblegaron a Granma (12-2) con Grand Slam de Yorbis Borroto y tres impulsadas de Osvaldo Vázquez, ambos de 4-2. Dachel Duquesne ganó su primer juego de la temporada y esa es una grata noticia para Yorelvis Charles, que aspira a que el estrés por tanto tiempo fuera de casa no los aleje más de la zona de clasificación.

Hoy lunes es día de traslado, aunque a las diez de la mañana Las Tunas y Guantánamo tienen previsto concluir el duelo que fue sellado a la altura del inning 12 con empate a diez carreras, y en ese choque Rafael Viñales pegó su séptimo vuelacercas por lo que se quedará solo de líder cuando se haga oficial el partido.

La mala noticia para los organizadores del campeonato fue que los pareos Villa Clara contra La Isla y Mayabeque ante Pinar del Río no se pudieron celebrar por el mal tiempo en el occidente del país. Según un tuit publicado en la cuenta de la Serie Nacional se prevé recuperar hoy desde las diez de la mañana los juegos en Vueltabajo, si el clima lo permite.

Y a las dos de la tarde de este lunes se sabrá quién es el MVP de la semana pasada. ¿Usted no ha votado aún? Está a tiempo hasta el mediodía de hoy en el sitio web oficial de la competencia www.beisbolcubano.cu. Quizá su elección decida el ganador.

 

Deporte
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *