Los puntos cardinales de la unidad

De un extremo a otro del territorio continúa la respuesta de los pineros a las fechorías y mentiras desde Estados Unidos

De un extremo a otro del territorio el pueblo les pone todo su corazón a la Revolución, al Socialismo y a la unidad en el latir de su gente, que reunida en plazas y calles expresa contundente repudio a las acciones vandálicas, mentiras promovidas desde Estados Unidos y a su cruel bloqueo contra Cuba.

En la comunidad La Victoria, también le pusieron voz a ese sentir en las palabras de la pionera Lianet Cabrera Moreno, de la escuela Juan Hernández, de la doctora jubilada Ofelia Pérez Ruiz, que sin importarle sus limitaciones físicas habló a los niños con el corazón y los sentimientos de la mujer y profesional comprometida con la hermandad de los cubanos.

El combatiente internacionalista Pascual Vargas Pupo, residente allí, prefi rió expresar en versos su firme voluntad: “A los que están confundidos/ comprados por cuatro pesos/ nuestro país va en progreso/ jamás será destruido/ seguimos más unidos/ aquí no habrá rendición/ mi Patria es Revolución…”.

Hasta ese poblado, primero construido por la Revolución en el territorio en los primeros años de la década del ’60 del pasado siglo, y tierra de la vaca Ubre Blanca, llegaron las máximas autoridades aquí, encabezadas por Zunilda García Garcés, miembro del Comité Central del Partido y su primera secretaria aquí, y el presidente del Gobierno local, Liván Fuentes Álvarez.

Pobladores de las cercanas comunidades Argelia Libre y Maniadero, que conforman el Consejo Popular Argelia-La Victoria, se sumaron al encuentro donde integrantes de la brigada artística Somos Cuba ofrecieron presentaciones de danza, cantos y otras manifestaciones, que dieron muestras de firmeza ante las amenazas, amor por la Patria, solidaridad y apoyo al Gobierno revolucionario.

CON MÚSICA AL NORTE

La música tiene el poder de sanar, de unir y este es un momento que reclama la unidad del pueblo.

Bien lo saben los vecinos de la circunscripción cuatro del Poder Popular en Micro 70, quienes escogieron una cantata como forma de refrendar su compromiso con la continuidad del proceso revolucionario.

Jóvenes, abuelos, amas de casa y trabajadores se unieron a representantes de la dirección del territorio y las organizaciones para entonar a coro las letras de Cuba, qué linda es Cuba y Yo soy Fidel, entre otras, temas que acompañan a los pineros que de corazón han decidido respaldar la eterna causa de una Cuba libre de injerencias, con todos y para el bien de todos, como la concibiera el Apóstol.

En ese barrio no faltó la poesía, el baile y la alegría de cubanos. Tampoco los ¡Viva Fidel! y ¡Patria o muerte, Venceremos!

AL ESTE TAMBIÉN HUBO LEVANTAMIENTOS

Porque las calles pineras son y serán de los revolucionarios, continúan las muestras de apoyo a la Revolución, al tiempo que artistas de la brigada Somos Cuba también alzaron sus voces en Nazareno y la parte alta de Sierra Caballos.

En la explanada de calle cinco y 32 de ese último lugar los pobladores con canciones, danzas, declamación de poemas y otras manifestaciones, se hicieron eco de los vítores a Fidel, Raúl y Miguel Díaz-Canel, primer secretario del Partido y Presidente de la República.

Los vecinos del reparto Nazareno, desde viviendas y edificios los vecinos desplegaron banderas cubanas y del 26 de Julio, así como carteles y pendones con consignas en defensa de la Revolución y exigiendo la eliminación del bloqueo yanqui.

Repudiaron la manipulación de informaciones por parte de medios y plataformas de EE. UU. y naciones plegadas a sus campañas para sembrar miedo, confundir y promover el desorden social.

DESFILE AL SUDESTE

Con un desfi le masivo lleno de colorido y fervor patriótico inició el acto de reafirmación revolucionaria en La Reforma, importante polo productivo que tributa a los programas viandero, ganadero y tabacalero, pilares en la estrategia de autosostenibilidad territorial.

En ese poblado, donde Fidel acabó con el latifundio y entregó tierras al pueblo, los asistentes portaban banderas, fotos de nuestros líderes, carteles y atributos revolucionarios que hacían inconfundible el motivo de su congregación; para que el enemigo en su guerra mediática no pueda manipular ninguna imagen.

La brigada artística Somos Cuba presentó un espectáculo que apoyó los pronunciamientos de la población, que ratificó el llamado a la cordialidad y la reflexión de quienes han equivocado el camino.

A contramano, y dejando claro las conquistas a defender, la escritora Liudys Carmona dijo en versos:

…Hay raíces de selva esculpidas
en tu sangre (…) y revienta
en la piel la oscuridad de quienes
tienen viejos perfi les para odiar.

¡Patria! Apenas te das cuenta de
que quieren abrirte el pecho en
dos mitades, y lanzas tu corazón
en una multitud de estrellas que
vibran más ardientes y serenas
que el sol.

EN CAMILO: LOS ENEMIGOS NO TIENEN POESÍA

Quien no esté dentro de un acto de reafirmación revolucionaria, quizá vea solo una congregación de personas que agitan banderas, alzan fotos y pancartas, gritan consignas y levantan el puño. Pero no es tan así, cada uno tiene, como las olas del mar, un matiz diferente.

El efectuado en El Rombo, un parquecito del reparto Camilo Cienfuegos, en La Fe, cada asistente llegó desde su casa y a la hora acordada toda el área central y sus laterales estuvieron colmadas por los vecinos, encabezados por la miembro del Buró del Partido, Yusdanka Rodríguez Fuentes –quien también presidió el evento similar de La Reforma el miércoles– y otros representantes.

De particular impacto resultó la interpretación de la poetisa Virgen Mendoza, actuación que agradeciera Danilo Abreu, presidente del Consejo Popular La Fe, quien resaltó: “…nuestros enemigos no son capaces de conmovernos con versos; ellos no tienen poesías como la que acabamos de escuchar, que a nadie dejan indiferente… y recuerdan a todos que la Patria es una y es de todos los cubanos buenos la obligación de defenderla”.

Cultura Isla de la Juventud Revolución cubana
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *