Los ojos muy abiertos en Bibijagua y Cocodrilo

En Bibijagua jóvenes y veteranos se preparan para enfrentar ilegalidades que atentan contra los recursos naturales
Foto: Gerardo Mayet Cruz

Diversas acciones para prevenir y enfrentar las afectaciones al medio ambiente y proteger la flora y la fauna del litoral ante la acción depredadora de personas irresponsables, realizan durante esta semana los Destacamentos Mirando al Mar de Bibijagua y Cocodrilo en la XIV Operación Conjunta CDR-Tropas Guardafronteras (TGF).

Este jueves en la primera de esas comunidades los integrantes de la referida fuerza popular encabezada por Aldo Azahares Caro debatieron acerca de los daños de la pesca furtiva y la caza indiscriminada de especies en peligro de extinción y no autorizadas, así como de la tala del mangle y otras ilegalidades que atentan contra los recursos naturales, entre las cuales está también la sustracción de arena.

Acometieron, además, ejercicios de saneamiento de la costa a los que se sumaron más pobladores, entre otras iniciativas que allí dedican también a la jornada por el aniversario 60 de la mayor organización de masa.

Rosaida Vázquez Corrales, integrante de la dirección municipal de los CDR al frente de la Vigilancia, la prevención y el trabajo ideológico, y Henry Rodríguez Tamayo, oficial operativo de TGF, significaron la importancia que reviste hoy tener los ojos muy abiertos y sumarse a esas prioridades de la estrategia cubana a favor del cuidado del medio ambiente para enfrentar el cambio climático, también conocida como Tarea Vida, sin descuidar las tradicionales misiones como la búsqueda de medios navales, el enfrentamiento a posibles infiltraciones enemigas, intentos de salidas ilegales y frente al recalo de drogas en el litoral o en el mar, para que no llegue a manos de personas inescrupulosas.

Este sábado en el sureño poblado de Cocodrilo está previsto que concluya la operación conjunta, durante la cual también son estimulados los más destacados y realizan actividades prácticas demostrativas de las habilidades de los destacamentos y encaminadas a educar a la población en la importancia de prevenir y sumarse a esa lucha en favor de la vida, la seguridad del país y la tranquilidad de esos asentamientos.

Los ecosistemas costeros más frágiles requieren mayor protección
Foto: Gerardo Mayet Cruz

Esos grupos atendidos por los CDR y hoy nutridos por jóvenes, tienen el reto de elevar su preparación para perfeccionar el sistema de aviso ante cualquier anormalidad en esas áreas e incrementar la labor preventiva y de enfrenamiento al delito e indisciplinas en esas zonas, que por tener en muchos casos ecosistemas costeros frágiles requieren en mayor medida de la participación de los pobladores en su preservación.

También realizan encuentros entre milicianos y otros veteranos de los DMM con los de más reciente incorporación, promueven actividades con los pioneros e intercambian sobre las problemáticas existentes en sus comunidades.

Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *