Los niños: grupo vulnerable

Foto: Yoandris Delgado Matos

¿Qué está sucediendo con el cuidado de nuestros niños, jóvenes y adolescentes hoy en Cuba? ¿Nos confiamos demasiado con los estudios iniciales que sostenían la baja probabilidad de contagio de la Covid-19 en ese grupo?¿Cómo frenaremos las alarmantes cifras diarias de confirmados en edades pediátricas en el país?

Es evidente, la percepción de riesgo del virus disminuyó y los datos así lo reflejan. A la par se elevan los casos positivos, suben alarmantemente los referidos de cero a 18 años, grupo tan vulnerable como el de la tercera edad.

En los últimos 10 días se reportaron más de 400 infantes contagiados, el doble de lo reportado durante los tres primeros meses de la pandemia en Cuba, para un acumulado de unos 2 384 niños y adolescentes desde marzo último.

Cuba atraviesa la situación epidemiológica más compleja, pues el mes de enero triplicó ya los casos positivos reportados en diciembre, así como los fallecimientos y las cifras de pacientes hospitalizados activos, de los cuales 546 son lactantes, niños de las primeras edades, escolares y jóvenes, los cuales dependen socialmentedel cuidado de sus padres y familiares.

Por supuesto, en la etapa inicial de la pandemia, las instituciones escolares cerraron y el resguardo en casa se estableció de manera obligatoria, por tanto, el índice de contagios en este grupo etario era menor, y desde hace unos meses, cuando el país comenzó la nueva normalidad con los protocolos establecidos y estrictas medidas higiénico sanitarias en las instituciones docentes y organismos, fueron elevándose los confirmados y rompieron el mito de las bajas tasas de infestación en edades pediátricas respecto a los adultos.

Son muchas las familias preocupadas y el riesgo que pudieran representar las entidades docentes con alumnos y trabajadores, y es un riesgo real, pero la máxima dirección del país llamó a elevar las medidas, el uso obligatorio del nasobuco para todos, la desinfección constante de las manos, calzado y superficies más comunes yel distanciamiento en la clase.

Los resultados del estudio La Covid-19 en la infancia y adolescencia en Cuba, en su segundo informe (julio de 2020) arrojaron, respecto a las vías de transmisión del virus, “las frecuencias relativas similares, tanto en los contagios ocurridos desde familiares convivientes, como desde personas con las cuales se han mantenido interacciones sociales regulares o circunstanciales, tanto dentro como fuera del hogar”.

Por ende, extremar el cuidado de nuestros pequeños y no permitir los besos y saludos efusivos para con ellos, además de crearle hábitos del lavado de las manos, de no tocarse los ojos, la nariz y la boca mientras esté en lugares públicos, concientizarlos del uso correcto del nasobuco y la existencia de un virus mortal muy contagioso, constituyen algunas de las acciones a realizar.

Y esto aplica tanto para los jóvenes, a los cuales hay que informarles y explicarles, como para los pequeños que asisten a círculos infantiles y escuelas primarias, así como la observancia constante a su estado de salud y posibles síntomas, y así frenar y controlar las cifras “aterradoras” de las últimas semanas, y aunque los candidatos vacunales cubanos pronostican la vacunación masiva este año, no debemos confiarnos y seguir modificando nuestras interacciones sociales.

Ante el triste panorama mundial, con más 99 millones de contagiados en 190 países, de ellos 22 614 reportados en Cuba, urge aumentar la dosis de responsabilidad individual porque de ella depende la colectiva, utilice siempre y de manera correcta la mascarilla y a los niños no los beses, en especial a los bebés, los cuales más de 80 han padecido la Covid-19 en la nación.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud Opinión
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *