Los cinco periodistas-maratonistas cubanos con GPS en Tokio (+Fotos)

0-20-tokio6.jpgTokio, 20 jul (ACN) La equivocación del ómnibus –conocidos por las guaguas del trompo en las citas multideportivas–, para el retorno al hotel desde el Centro de Prensa de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, convirtió a seis periodistas cubanos en verdaderos maratonistas.

Después de varios días de cuarentena en el Wing International Kourakuen por el control sanitario de tres PCR, los enviados especiales de la prensa escrita de Cuba salieron para hacer trámites, trabajar y familiarizarse con la instalación donde trabajarán en la cita japonesa, del 23 de julio al 8 de agosto.

La ida resultó una maravilla, pero en el retorno la avanzada, integrada por siete reporteros, subieron al autobús B-15, el indicado según otro representante de la prensa, pero de la televisión y la radio, ¡y qué embarque!

Lea también: Boxeo: Andy Cruz tiene un nuevo baile para festejar en Tokio 2020

Tokio 2020: Judoca Idalis Ortiz sin preocupación por la falta de competencia

Pesista cubana Ludia Montero quiere hacer historia en Tokio 2020

Resulta que, efectivamente, el famoso B-15 pasaba por el Wing International, pero ese no tenía el segundo “apellido”, Kourakuen y… se podrán imaginar.
Los más observadores durante el recorrido se dieron cuenta de que esa no era la ruta, pero… Llegamos y efectivamente no era el hotel nuestro, y entonces comenzó la angustia.

En medio de señas y español-inglés-japonés, caminamos hasta el Wing International con la encargada de recibir y despachar el B-15, quien nos dijo que teníamos que esperar –una hora– el próximo ómnibus para regresar al Centro de Prensa y cambiar para el que nos conduciría al Wing International Kourakuen.

Nos miramos, intercambiamos y dos de nosotros decidieron esperar por el B-15 y cinco por salir caminando con la ayuda de un GPS, que con dificultades nos indicó el camino calculado en alrededor de 50 minutos de marcha en medio del calor y a buen ritmo, unos más adelantados que otros.

Claro que tuvimos que orientarnos y reorientarnos varias veces, incluso debimos acudir nuevamente al español-inglés-japonés en el último tramo con una señora muy atenta y efectiva, con la referencia del Tokio Dome, muy cerca del Wing International Kourakuen, y un parque de diversiones que tiene, entre otros aparatos, una montaña rusa y una estrella, ambos divisados.

Joel, del semanario Trabajadores, teléfono en mano con el GPS instalado y recibiendo las orientaciones, Norland (Juventud Rebelde), Jhonah (Prensa Latina), Oscar (Granma) y Carlos (Agencia Cubana de Noticias) fueron los maratonistas, quienes recorrieron los metros finales hasta la meta –la puerta del hotel– con la narración improvisada de Jhonah.

Después de esta experiencia, en horario de almuerzo y bajo el sol, seguro que los cinco caminantes averiguarán bien antes de subir a un ómnibus, si es el que necesitan para sus movimientos por instalaciones, el Centro de Prensa y el hotel, y si no me creen, pregúntenle a cualquiera de los cinco periodistas-maratonistas protagonistas de esta crónica.

0-20-tokio-centro-de-prensa.jpg

0-20-tokio-centro-de-prensa2.jpg

Escribir un comentario

Deporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *